Sociedad y Justicia
Ver día anteriorJueves 22 de junio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Le sumaron 58 servidores para apoyar la investigación científica

Equivale a 86 mil 365 PC la capacidad de la supercomputadora de la UNAM
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Jueves 22 de junio de 2017, p. 33

La supercomputadora Miztli de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) amplió su capacidad para apoyar la investigación científica.

Ahora cuenta con 8 mil 344 procesadores, casi 45 terabytes de memoria, 750 terabytes de almacenamiento y 228 teraflops de rendimiento teórico, equivalentes a 86 mil 365 computadoras personales de última generación. Es decir, sólo en este último punto el aumento representa casi 40 por ciento.

En esta segunda ampliación –la primera se llevó a cabo en 2015– se sumaron 58 nuevos servidores que aportan mil 856 procesadores y un rendimiento teórico adicional de 62 teraflops (billones de operaciones por segundo), lo que equivale al trabajo de 23 mil 485 computadoras personales de última generación de manera simultánea.

Fabián Romo Zamudio, director de sistemas y servicios institucionales de la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación (DGTIC), informó que el supercómputo contribuye al estudio de la estructura del Universo, de sismos y del comportamiento de partículas subatómicas, así como al diseño de nuevos materiales, fármacos y reactores nucleares, entre otros temas.

En promedio, con Miztli se realizan anualmente 120 proyectos de investigación, tanto de la UNAM como de otras instituciones que solicitan recursos de supercómputo al Laboratorio Nacional de Cómputo de Alto Desempeño (Lancad).

En 2016, sólo en la UNAM ayudó para la publicación de 161 artículos en revistas científicas de alto impacto y en la presentación de 266 ponencias en congresos, así como en la formación de 12 nuevos doctores y 17 maestros.

La nueva infraestructura de Miztli, administrada por la DGTIC, fue adquirida con fondos concurrentes de la propia universidad y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, como parte del Lancad.

El laboratorio suma recursos de supercómputo de la UNAM, la Universidad Autónoma Metropolitana y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional para ponerlos a disposición de organismos de todo el país.