Capital
Ver día anteriorJueves 9 de noviembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Tres detenidos y tres agentes heridos, saldo; más de dos horas duró el zafarrancho

Se enfrentan manifestantes y granaderos en AO por la imprudencia de conductor

Demandaban reabrir una escuela o reubicar a los alumnos, ante la falta del dictamen estructural

Foto
Padres de familia de alumnos de la escuela Toribio Velasco Frías, en la delegación Álvaro Obregón, retuvieron a un automovilista que los embistió y roció gas pimientaFoto Alfredo Domínguez
Raúl Llanos Samaniego y Josefina Quintero Morales
 
Periódico La Jornada
Jueves 9 de noviembre de 2017, p. 32

La imprudencia del conductor de una camioneta que por la fuerza quiso romper el bloqueo que mantenían padres de familia en la avenida Centenario, en la delegación Álvaro Obregón, terminó en enfrentamiento entre vecinos y granaderos, con saldo de tres personas detenidas y tres uniformados lesionados, así como daños en un vehículo particular y en motocicletas de la policía capitalina.

Los hechos ocurrieron poco antes del mediodía, cuando Manuel Ramírez Solís quiso pasar con su camioneta Ranger roja, placas MEC-50-91, la valla que desde las ocho de la mañana instalaron los padres de familia –para que se reabra la escuela Ponciano Velasco Arriaga o se reubique a los alumnos, ante la falta de dictamen estructural– en el cruce de Centenario y Ricardo Flores Magón, colonia Herón Proal, y al no lograrlo les echó encima la unidad, lastimando a algunos manifestantes.

Esto causó el enojo de la gente, que comenzó a golpear y patear el vehículo, por lo que el conductor bajó la ventanilla y les arrojó gas pimienta, lo que desató la ira de los inconformes, quienes con palos y piedras comenzaron a dañar la camioneta, le poncharon las llantas y estrellaron los vidrios, pero no pudieron sacar al agresor, debido al blindaje del vehículo.

Ante la amenaza de linchar al ocupante de la Ranger, policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) capitalina fracasaron en su intento de convencer a los manifestantes de que los dejaran llevarse el auto y al conductor. Incluso, le colocaron en las manos unas esposas para demostrar que procederían en su contra, pero no fue suficiente.

Al tensarse la situación, se pidió el apoyo de los granaderos, por lo que medio centenar de ellos acudió con una grúa para arrastrar la camioneta, pero los vecinos se los impidieron y empezó el enfrentamiento.

En la refriega, la gente lanzó a los policías piedras, botellas, palos, y lesionaron a tres, uno de los cuales tuvo que ser hospitalizado.

Cuando se puso en marcha la camioneta para retirarla, dos mujeres se opusieron y enfrentaron a golpes a los granaderos; subieron al techo de la unidad y golpearon con palos el parabrisas. Al final fueron sometidas.

El zafarrancho se prolongó más de dos horas, el cual fue controlado luego de que llegaron cerca de 300 granaderos. Sólo así se pudo trasladar el vehículo y al conductor al Ministerio Público.

En conferencia de prensa, el subsecretario de Información e Inteligencia Policial de la SSP, José Gil García, precisó que dos vecinos y el conductor de la Ranger fueron detenidos, mientras tres policías (dos mandos y un elemento pie a ierra) resultaron lesionados.

En tanto, en la delegación Tlalpan, padres de familias de alumnos de dos escuelas cerraron el edificio central de esta demarcación para exigir que sean evaluados los edificios de las secundarias 154 y 116.

Las escuelas están en el poblado de Tlaltenco, donde, señalaron, no se han realizado revisiones y hasta el momento no se han eliminado riesgos, lo que ha impedido que sus hijos puedan seguir su desarrollo académico.