Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 22 de julio de 2007 Num: 646

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Homero Manzi: el poeta que añoraba la "luz de almacen"
ALEJANDRO MICHELENA

La voz del otro, voz propia
DANIEL ORIZAGA DOGUIM

La resistencia civil pacífica
ELENA PONIATOWSKA

Elena Poniatowska: al Zócalo en tren
Entrevista ADRIANA CORTÉS KOLOFFON

Las olas del espacio-tiempo
NORMA ÁVILA JIMÉNEZ

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGUELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Naief Yehya
naief.yehya@gmail.com

Invocando una nueva guerra

LA GUERRA CONTRA IRÁN

Mientras la Casa Blanca se debate tratando de justificar su guerra y cambia de tema cuando se mencionan los logros del reciente incremento de tropas estadunidenses en Irak y su brutal fracaso para cumplir con las dieciocho referencias o benchmarks dictadas por la propia administración Bush, tenemos otro nuevo y alarmante informe de primera plana en el New York Times. El 3 de julio de 2007 nuestro viejo conocido, Michael Gordon (quien fue coautor, junto con la ex presidiaria Judith Miller, de algunos de los ahora tristemente célebres reportajes de primera plana que sirvieron como justificación para lanzar la guerra e invasión de Irak en 2003), coescribió con John Burns, el jefe de la oficina del New York Times en Bagdad y gran partidario de la guerra, un artículo con el que esperan dar pruebas incontestables de que Irán está involucrado no sólo en la guerra y violencia en Irak, sino en el asesinato de tropas estadunidenses. ¿Qué más quieren como casus belli?

AHORA SÍ VA EN SERIO

En este mismo espacio comentamos que Gordon, en su artículo del 10/ii/2007, hablaba de que Irán estaba suministrando poderosas bombas llamadas penetradores formados explosivamente, o efps. Ahora Gordon y Burns aseguran que agentes iraníes participaron en un ataque en Karbala, que costó la vida a cinco soldados estadunidenses, y sin quitar el dedo del renglón de paso señalan que aquellos explosivos costaron la vida a 170 soldados de eu. En este artículo afirman que, al respecto de las efps, "algunos críticos decían que las evidencias eran circunstanciales" y que este era sólo un pretexto para ofrecer una nueva justificación para mantener o incrementar el compromiso militar en Irak. Pero ahora, las pruebas son, según ellos, inequívocas: Irán está peleando una guerra contra eu a través de las milicias shiítas. "Los líderes iraníes de más alto nivel están al tanto de esta actividad", añadió el portavoz del ejército, el general Kevin Bergner.

HAMID EL SORDO


Al Maliki

El recuento de estos ilustres reporteros es digno de un episodio de la serie televisiva 24. Las fuerzas estadunidenses capturaron a tres hombres. Uno de ellos fingía ser sordomudo, por lo que lo llamaban Hamid el mudo; sin embargo, por alguno de los métodos de interrogación "mejorada" que suele emplear el ejército estadunidense (pero que no son métodos de tortura, como enfatizó el portavoz) supuestamente lograron hacerlo "cantar". Hamid resultó ser Ali Musa Daqduq, un experimentado comandante de alto rango de la organización libanesa Hezbollah, quien bajo la supervisión de la Fuerza Quds, una unidad de elite iraní, tenía la misión de equipar y entrenar milicias en Irak desde 2005. Sólo en este año, Daqduq hizo cuatro viajes a ese país para supervisar el progreso, entrenamiento y operaciones de las células. Los otros dos cautivos, Qais Khazali y su hermano Laith, eran agentes iraquíes al servicio de la misma Fuerza. Supuestamente, la información fue obtenida no sólo por confesiones, sino también por documentos encontrados en su posesión (veintidós páginas sobre el mortal ataque de Karbala, el diario personal de Daqduq). Bergner aseguró que el financiamiento que Irán da a las milicias está entre 750 mil y 3 millones de dólares mensuales, aunque no presentó a los medios ni uno de esos documentos, cintas, archivos o transcripciones.

OTRO VERANO ARDIENTE

Al tiempo en que se revelaba esta sensacional captura, cuya veracidad no podremos comprobar, autoridades iraquíes y estadunidenses anunciaron que el número de muertos civiles había bajado en el mes de junio. Las buenas nuevas no parecieron convincentes ni siquiera a los propios propagandistas, por lo que ningún medio, ni siquiera los más serviles a los intereses bélicos, la tomó muy en serio. Incluso el "bastión de estabilidad" kurdo está hoy amenazado por Turquía, quien ha amasado tropas en su frontera sur, ya que, según ellos, los kurdos turcos están encontrando en el Kurdistán iraquí refugio, armas y apoyo a su lucha independentista. ¿Cómo pueden esperar ganar una guerra en la que ni siquiera está claro quién es el enemigo? Aquí, como en la novela 1984, un día el enemigo son los "extremistas" sunitas, al siguiente son los "radicales" shiítas, y todos los demás es eso que llaman Al Qaeda. Entre tanto, corren los rumores de que el gobierno títere de Al Maliki está a punto de colapsarse y este verano amenaza con ser aún más sangriento que el anterior, en gran medida gracias a la presión de quienes mueven los hilos de gente como Gordon y Cohen.