Espectáculos
Ver día anteriorViernes 5 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Famosa conductora de tv es acusada de conjurar en el homicidio de un magnate mediático

Telenovelesco asesinato estremece a la opinión pública de Chipre

Elena Skordellis y su hermano urdieron la venganza por el despido de la presentadora y su deseo de más acciones de la empresa, presume la fiscalía

Podrían sentenciarla a cadena perpetua

Foto
La popular presentadora de la televisión de Chipre (extrema derecha) es escoltada por dos mujeres policias al abandonar la corte en Nicosia. Skordelli está acusada, junto con su hermano Tassos Krasopoulos, de conspirar contra el poderoso magnate Andy Hadjicostis, en aquella isla del Mediterráneo, lo que ha desatado un escándalo mayúsculoFoto Ap
John Lichfield
The Independent
Periódico La Jornada
Viernes 5 de marzo de 2010, p. 8

Sigma, el segundo canal televisivo de Chipre por volumen de auditorio, es conocido por sus telenovelas tremendistas y su manejo sensacionalista de las noticias. En un argumento digno de él, una glamorosa presentadora rubia de noticias es sometida a juicio acusada de una conjura para asesinar al ejecutivo que la despidió. Por desgracia para Sigma, la víctima fue el jefe del canal, el magnate mediático Andis Hadjicostis, de 43 años.

La acusada, Elena Skordelli, de 42 años, es una de las personas más célebres de Chipre. El presunto coautor intelectual del crimen es su hermano, Tassos Krasopoulos, de 37.

La fiscalía afirma que el odio y la venganza de Skordelli tras su despido del canal, el año pasado, es apenas una de las razones del presunto crimen. Aduce también un motivo comercial, pues los hermanos poseían 20 por ciento de las acciones de la compañía Dias, propietaria de Sigma. Se afirma que habían intentado adquirir el control de la empresa en los días en que Hadjicostis fue baleado frente a su casa, en Nicosia, en enero pasado.

En un principio se pensó que era un crimen político. Mediante su grupo de medios, el asesinado había sido uno de los opositores más influyentes de las pláticas apoyadas por la Organización de Naciones Unidas para unificar las partes griega y turca de Chipre, divididas desde 1974. Cerca de la escena del crimen se encontraron casquillos de bala procedentes del norte de la isla, controlado por Turquía.

Siembra de balas

Se espera que los fiscales desechen estas versiones durante el juicio. El jefe de policía de la ciudad, Michalis Papageorgiou, dijo en entrevista televisiva estar convencido de que las cuatro personas detenidas –y un pistolero que huyó del país– son las únicas responsables del asesinato.

No está claro si las balas turcas fueron sembradas para desviar sospechas. El juicio fue aplazado dos días para que uno de los acusados –quien tres semanas antes del asesinato se lesionó en el estallido de una bomba– pudiera recibir tratamiento hospitalario.

Hadjicostis fue baleado fuera de su casa, en el distrito de Engomi, en Nicosia, cuando volvía del trabajo, a las 20:45 horas del lunes 11 de enero. Imágenes de televisión de circuito cerrado, examinadas por la policía, muestran a dos hombres huyendo en motocicleta. Uno fue identificado como Theophanis Hadjigeorgiou, de 30 años.

Arrestado varios días después, Hadjigeorgiou declaró a la policía que él y Andreas Gregoriou, de 33 años, fueron contratados por Skordelli y su hermano para dar muerte al magnate a cambio de dinero y de un futuro empleo en el canal Sigma. Añadió que Gregoriou lo ayudó a planear el asesinato, pero resultó gravemente herido al detonar una bomba en diciembre, en un hecho al parecer sin relación con el homicidio.

Señaló que para remplazar a Gregoriou se contrató a Gregoris Xenofontos, de 29 años, quien posteriormente huyó del país. Se cree que está en Moldavia.

Según copias filtradas de las declaraciones de testigos, Hadjigeorgiou relató haber conocido a Skordelli en la casa de su hermano y que a él y a Gregoriou les ofrecieron 50 mil euros y trabajos de por vida en Sigma. Quiero que ese hombre muera, habría dicho la presentadora de televisión.

En otra escena de telenovela, la hermana de Skordelli fue detenida al presentarse en una audiencia preliminar, realizada en un hospital de Nicosia. Se afirmó que se había pasado el dedo por la garganta mirando amenazadoramente a Hadjigeorgiou y que hizo señal a Gregoriou de que se callara, simulando coserse los labios. Fue acusada de amenazas y de intento de influir en los testigos.

Elena Skordelli se inició como presentadora de programas matutinos en el canal Sigma y ascendió –para sorpresa de muchos colegas– a puestos en tiempo preferente como anfitriona de programas de entrevistas y presentadora de noticias. Desde su despido, el año pasado, trabajaba en otro canal, Plus TV.

Antes de su arresto, circulaban rumores en blogs y portales de Internet que apuntaban a su posible culpabilidad. En una declaración, ella negó tener cualquier conexión con el detestable y artero homicidio del muy querido Andy. Añadió que era víctima de una orgía de murmuraciones sicofánticas y difamatorias.

Escalada sospechosa

Skordelli, casada y con dos hijos, se presentó en las audiencias preliminares con anteojos de diseñador y apretando un bolso de mano Louis Vuitton. Parecía extenuada y perpleja. La fiscalía sostuvo ante el tribunal que los dos hermanos querían eliminar a Andis Hadjicostis porque, aunque recibían mucho dinero del canal de televisión y eran grandes accionistas del mismo, ella fue despedida, y consideraban que la víctima era el culpable.

El fiscal, Savvas Matsa, declaró a la prensa: Fue una venganza, motivada por el cese de la presentadora e interconectada con su deseo de comprar más acciones de la empresa. Si se le halla culpable de asesinato, sólo puede haber una sentencia: cadena perpetua.

Colegas de la televisión afirmaron haberse sorprendido cuando Skordelli fue promovida a nuevos encargos en Sigma. “Era evidente que no tenía la calidad requerida –declaró un periodista–. Uno sentía lástima por ella.”

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya