Cultura
Ver día anteriorLunes 22 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Rindieron homenaje al autor argentino a través de su obra poética

Mostraron una cara más íntima de Borges en la Feria del Libro de Leipzig
Eva Usi
Especial
Periódico La Jornada
Lunes 22 de marzo de 2010, p. a14

Leipzig, 21 de marzo. En un homenaje al escritor argentino Jorge Luis Borges a través de su poesía, se abordó en el festival Leipzig lee ese aspecto de su obra, que ha recibido poca atención académica y editorial. Son muy pocas las publicaciones de poesía de Borges; es injusto, porque es un gran poeta, uno muy íntimo. No olvidemos que Borges empezó como poeta y antes de morir volvió a serlo, afirma el director del Centro de Investigación Iberoamericana de la Universidad de Leipzig, Alfonso de Toro, en conversación con La Jornada.

El académico chileno, que leyó una selección de poesía de Borges en el Café Rico de Leipzig, es uno de los estudiosos de la obra del argentino en Alemania que se han propuesto contribuir a resarcir este déficit, al convocar a un coloquio internacional que tendrá lugar en junio en la universidad de dicha ciudad, en el sureste de Alemania, para aprovechar que la literatura argentina es la invitada de honor en la Feria de Libro de Francfort, en octubre.

“El descuido de la poesía de Borges se debe, en buena parte, a la celebridad de sus cuentos y relatos de sus libros Ficciones, El Aleph o El libro de arena”, explica de Toro. El coloquio abordará la poesía temprana y tardía contenida en Fervor de Buenos Aires (1923), Los conjurados (1985), Cuaderno de San Martín (1929), El otro el mismo (1964), Para las seis cuerdas (1965) El elogio a la sombra (1969) y El oro de los tigres (1972), relacionándola con las grandes líneas, escuelas y grupos líricos de Latinoamérica y Europa.

El investigador, quien organizó el primer congreso sobre Borges en Leipzig, en 1992, y prepara el séptimo a manera de coloquio, afirma que aunque Borges es considerado un genio en Europa, quedó fuera del interés académico en las décadas de los años 70 y 80 del siglo anterior, con la llegada del realismo mágico, cuando autores como Vargas Llosa, García Márquez, Carlos Fuentes y Roa Bastos exportaban la idea de cómo se escribía en Latinoamérica. El realismo mágico hizo mucho daño en términos históricos de largo plazo, señala el académico; explica que fue un exotismo exacerbado en el que unas cuantas voces tuvieron gran peso y difusión, por lo que otros autores quedaron atrás.

A eso se añade el factor editorial. Con la globalización se formaron consorcios editoriales enormes que pertenecen casi todos a España, los cuales tienen una política comercial cuyo criterio es el interés en un país para elegir a un autor, en función de dónde será vendido, señala De Toro.

Advierte además sobre una creciente comercialización en el mundo editorial, incluso en países como Alemania, donde las editoriales han perdido el interés por promover cierto tipo de autores no comerciales, como las voces jóvenes. “Suhrkamp, por ejemplo, tenía un programa especial para jóvenes autores alemanes que ha suspendido.

La presencia de Argentina en la Feria del Libro de Francfort es un caso de suerte que seguramente dejará huella, señala el catedrático. Fuera de Argentina, nación cultural muy fuerte, hay dos referentes de peso para Alemania y Europa: Brasil, coloso cultural inigualable, y México. Esos tres son las referencias latinoamericanas sin quitar el valor a otros países del subcontinente, concluye.