Mundo
Ver día anteriorLunes 22 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El triunfo de la oposición, rechazo a la política del presidente, dice la lideresa Martine Aubry

La izquierda derrota al partido de Sarkozy en la segunda vuelta de comicios regionales franceses
Foto
Jean-Paul Huchon, presidente socialista de la región de París (centro), ayer, tras un discurso en sus oficinas, donde destaca el lema La izquierda y los ecologistas unidos por la región Ile-de France. La oposición de Francia derrotó a los conservadores del presidente Nicolas Sarkozy en las elecciones regionales del domingoFoto Ap
Afp, Dpa y Reuters
 
Periódico La Jornada
Lunes 22 de marzo de 2010, p. 30

París, 21 de marzo. Los franceses dieron hoy un duro golpe al gobierno derechista del presidente Nicolas Sarkozy en la segunda vuelta de las elecciones regionales, en las que la izquierda resucitó tras años de resultados negativos, en la última consulta en las urnas de cara a los comicios presidenciales de 2012.

Con 97 por ciento de los votos contabilizados, el Partido Socialista (PS), Europa Ecológica y el Frente de Izquierda continuarán gobernando la mayoría de las regiones francesas, luego de imponerse a escala nacional con 53.85 por ciento de los sufragios frente a 35.53 por ciento que obtuvo el partido presidencial Unión para un Movimiento Popular (UMP) y sus aliados, según datos del Ministerio del Interior.

La UMP salvó el honor al conservar Alsacia, su bastión en el este de Francia, y ganar La Reunión (una de las cuatro regiones de ultramar). No obstante, con su triunfo en Córcega, la otra provincia en juego, la oposición de izquierda controlará 21 de las 22 regiones.

El Frente Nacional, de extrema derecha, obtuvo a escala nacional 9.26 por ciento de los votos que le asegura buen número de diputados provinciales. En el norte, ese partido obtuvo 22 por ciento de los sufragios, mientras en el bastión de su líder Jean-Marie Le Pen, Provenza-Alpes-Costa-Azul, la cifra podría ser superior.

Estas elecciones confirman el éxito de las listas de izquierda. No supimos convencer, afirmó el primer ministro francés, Francois Fillon, minutos después de conocerse las estimaciones que suelen ser fieles a los resultados oficiales.

Sin embargo, el primer ministro aclaró que el gobierno de Sarkozy seguirá adelante con las reformas emprendidas, que analistas consideran la causa de la derrota del UMP. Un gran país como Francia no se puede guiar por el ritmo de elecciones regionales, señaló. El déficit y las jubilaciones serán los temas prioritarios en los próximos meses.

La abstención, que alcanzó 48.8 por ciento, fue inferior a la registrada en la primera vuelta del pasado domingo (53.6 por ciento). El aumento de la participación permitió a la derecha evitar un desastre total, según analistas.

Tomamos esta victoria con sentido de responsabilidad, dijo la líder socialista, Martine Aubry. La victoria de la izquierda es un rechazo a la política del presidente y su gobierno, dijo.

El alcalde de París, el socialista Bertrand Delanoe, consideró que los resultados son un mensaje sumamente negativo para la mayoría (en el poder). Le pido al gobierno que corrija su política, sostuvo.

Quien estaba radiante era la ex candidata a la presidencia francesa en 2007, la socialista Segolene Royal, quien en su región de Poitou Charente obtuvo más de 60 por ciento de los votos, lo que seguramente le permitirá mantener viva su esperanza de ser candidata al Palacio del Elíseo en 2012.

Royal afirmó que estos resultados mostraron el papel de trampolín de las regiones contra la ineficacia y se comprometió a hacer todo para traducir esta esperanza en acción.

Más de 43.5 millones de electores estuvieron habilitados para elegir a mil 839 diputados provinciales para un mandato de cuatro años.

Las regiones francesas tienen poder de decisión en temas de transporte y de educación, entre otros sectores.