Cultura
Ver día anteriorMiércoles 31 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Alerta experto contra la oleada de mercantilización de los sitios prehispánicos

Chichén Itzá generará ingresos para amortizar deuda: consejero

La compra de 83 hectáreas permitirá reordenar el sitio, manifiesta vocero del INAH

El gobierno de Yucatán busca aislar a los artesanos-comerciantes, alerta asesor jurídico

Foto
Pirámide de Kukulkán, durante el pasado Equinoccio de primaveraFoto Ap
Ana Mónica Rodríguez y Luis A. Bofill, corresponsal
 
Periódico La Jornada
Miércoles 31 de marzo de 2010, p. 3

La compra-venta de tierras por el gobierno del estado de Yucatán en la zona arqueológica de Chichén Itzá, lejos de ser una amenaza es un signo positivo para reordenar ese sitio prehispánico, expresó Julio Castrejón, vocero del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Este anuncio es una gran posibilidad de reordenar el sitio en términos de lo estipulado por la Ley de Monumentos Históricos y Zonas Arqueológicos. Esto no es una situación novedosa, porque existen otros lugares controlados por los gobiernos estatales o los municipios.

La comunicación con el gobierno de Yucatán, prosiguió el funcionario, es positiva y existe un reconocimiento al trabajo del INAH; lejos de que el instituto vea esto como una amenaza, lo observa como una gran posibilidad de realizar un reordenamiento en la zona y continuar con las labores de investigación, exploración y conservación.

La adquisición considera los terrenos donde se hallan los principales monumentos, como la pirámide de Kukulkán, el juego de pelota y el cenote sagrado.

El vocero del INAH adelantó que en los próximos días enviarán al gobierno de Yucatán el plan de manejo de la zona, así como el programa sectorial de desarrollo urbano-turístico.

Incertidumbre de artesanos

En contraste, Villevaldo Pech, asesor jurídico de los artesanos-comerciantes de la zona, expresó que el pueblo maya ya está cansado de siglos de sometimiento y nuestra obligación histórica es luchar por el bien de nuestras generaciones y de nuestro templos ceremoniales, debido a las anomalías y arbitrariedades comerciales que ocurren en Chichén Itzá.

Pech dijo que el gobierno de Yucatán y el Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur) pretenden aislar a los comerciantes con todo el pueblo de Pisté, al cambiar la entrada a la zona arqueológica con una carretera que se construirá entre Pisté y Yodzonot, pasando por el nuevo museo, muy cerca de Popolá, hasta entroncar con el hotel Mayaland, muy fuera de Pisté y del lugar que ocupamos; esto también está ligado al megaproyecto turístico anunciado hace unos meses, con lo cual nuestra vida comercial y productiva acabará.

La compra-venta que se firmó incluye vincular el proyecto de recuperación del sitio con la construcción del Palacio de la Civilización Maya, Museo Universal, que contará con las salas Las joyas de Chichén Itzá y El mundo maya, El lugar del encuentro de los ancestros y Los salones de miniaturas arqueológicas y astronomía maya, en lo que será un Disneylandia maya, en palabras de Ivonne Ortega, gobernadora de Yucatán.

Pech agregó: sabemos que una vez terminado ese gran museo se reubicará a los artesanos-comerciantes a 11 kilómetros de Pisté, como parte del proyecto de reordenación de la zona arqueológica, con lo cual la suerte de nuestras familias nos preocupa.

En cuanto a la compra de 83 hectáreas en las que se asienta la zona arqueológica por 220 millones de pesos, Pech especifica que “tanto el empresario Hans Jüerguen Thies Barbachano y su familia, siguen siendo dueños de una gran parte de las tierras donde se ubica Chichén. El cambio de propiedad no deja de ser riesgoso, debido a los antecedentes de represión que han caracterizado a otros gobiernos de Yucatán, como fueron los casos de desalojos en 1996, entre otros.

“Los artesanos-comerciantes no están en contra de la expropiación, pero sí de la compra- venta; los Barbachano tienen 661 hectáreas, sólo les fueron compradas las 83 que han sido anunciadas y no es una expropiación sino un traslado de dominio en una zona que contempla más de mil 547 hectáreas (dividida en 29 parcelas), de las cuales los Barbachano –hasta el anuncio– poseían alrededor de 6 mil 661.”

Este gremio además iniciará una serie de acciones el sábado 3 de abril a la par del concierto de Elton John en el área prehispánica. En la plaza principal de Pisté, a las 20 horas, comenzará un espectáculo paralelo al que denominaron acto cultural de desagravio, en el cual participarán sacerdotes mayas y otros invitados.

Además, señalaron que las autoridades del INAH nos han prohibido utilizar caracoles en nuestras ceremonias porque dicen que dañan los edificios prehispánicos, por eso preguntamos al instituto si conciertos como el de Elton John, con el impacto de miles de decibeles y toneladas de equipo de sonido, ¿no afectarán, alterarán y dañarán los monumentos y las pinturas dentro de los edificios?

Promoción turístico-comercial

Luego de la adquisición de los terrenos de la zona arqueológica por el gobierno del estado de Yucatán, la sociedad será el paradigma para que sean respetados el entorno y los monumentos prehispánicos ante la ilimitada promoción turístico-comercial que se realiza en la entidad y la nula voluntad política.

Así lo explicó el investigador Bolfy Cottom, quien dijo que las comunidades deben adoptar un proceso educativo relacionado con la toma de conciencia e interés por la identidad para la custodia de Chichén Itzá, así como ha sucedido en El Tajín, donde la participación de la sociedad es manifiesta.

Estamos en un contexto en donde desafortunadamente prevalece e interesa toda la parte comercial relacionada con el turismo y, en esta circunstancia, es muy lamentable la posición que asume la autoridad, que está en el ojo del huracán por no asumir la oleada de comercialización y mercantilización en este tipo de bienes, dijo el jurista.

Existen dos problemas fundamentales, prosiguió Cottom, por un lado, la sociedad tendría que asumir un papel más protágonico, al igual que las organizaciones no gubernamentales que deben reclamar un espacio de participación, y por el otro, esos bienes arqueológicos no son de propiedad federal, estatal o municipal sino de la gente y su voluntad debe ser respetada en cuanto al uso de esa riqueza del patrimonio nacional.

En cuanto a la legislación sobre la preservación de bienes, Bolfy Cottom señaló que ninguna ley funciona si no existe voluntad política, y la penalización sobre la tipificación de delitos que atenten contra el patrimonio nacional debe ser más drástica contra quien resulte responsable.

El patronato Cultur, dependiente del Ejecutivo estatal, anunció que la compra de los terrenos detonará una serie de acciones, como parte de la estrategia en beneficio del turismo y el desarrollo social de pobladores que habitan en sus inmediaciones.

Fue una ganga: Cultur

Con el préstamo de 220 millones de pesos otorgado por instituciones bancarias privadas para la adquisición de 83 hectáreas en Chichén Itzá, la deuda del gobierno de Yucatán –que deberá ser pagada en los próximos 15 años– se incrementó a 2 mil millones de pesos.

En el caso del sitio prehispánico, Cultur fungió como aval para contratar con la banca un empréstito por 220 millones de pesos. Jorge Esma Bazán, director de esa dependencia, explicó que se pagaron 80 millones de pesos al empresario Hans Jüergen Thies Barbachano.

El Poder Ejecutivo local saldará los 140 millones de pesos restantes en los siguientes seis meses.

Esma Bazán declinó responder con cuáles instituciones se contrajo esa deuda y sostuvo que la adquisición de las 83 hectáreas fue una ganga.

Por su parte, el consejero jurídico del Poder Ejecutivo local, Sergio Cuevas González, afirmó que la adquisición de las 83 hectáreas permitirá a las autoridades replantear estrategias para una administración adecuada de la zona arqueológica, de tal manera que ésta genere ingresos con los cuales se pague la deuda, con la presentación de espectáculos y el incremento del flujo turístico nacional y extranjero.