Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 24 de mayo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Al menos 40 mujeres crearon una empresa multiservicios en el Distrito Federal

Capacitan a víctimas de violencia para entrar al mercado laboral

La asociación Mutuac les impartió cursos sobre carpintería, tapicería, albañilería y pintura

Foto
En el Teatro del Pueblo se enseñan algunos oficiosFoto Guillermo Sologuren
Mariana Norandi
 
Periódico La Jornada
Lunes 24 de mayo de 2010, p. 43

Son jefas de familia que quieren reinsertarse en la sociedad. Dieron el primer paso, que fue dejar de ser víctimas de violencia por sus parejas. Sin embargo, ahora asumen un nuevo reto: incorporarse al mercado laboral.

En la actualidad, por sus circunstancias, tienen que atender a sus hijos, acudir a terapias sicológicas y, en la mayoría de los casos, a sesiones legales. Hoy, esas mujeres se enfrentan a otro tipo de violencia: la económica, en la cual el mercado laboral no contempla horarios flexibles y demanda experiencia profesional. El que durante años hayan estado enfocadas en sobrevivir no tiene valor curricular. La valentía no cotiza en la bolsa de valores.

Rompiendo obstáculos, 40 mexicanas, beneficiarias del Seguro contra la Violencia Familiar del Gobierno del Distrito Federal, se inscribieron en la Escuela de Capacitación Técnica para Mujeres en Oficios No Tradicionales de su Sexo, desarrollado por la asociación feminista Mujeres Trabajando Unidas (Mutuac). Ahí comenzaron a aprender carpintería, electricidad, plomería, tapicería, albañilería y pintura, y decidieron conformar una empresa para autoemplearse, sin abandonar sus responsabilidades como jefas de familia.

La compañía, aún no registrada, se llama Multiservicios Compartidos (Multicom). Entre las ventajas ofrece presupuestos económicos, la seguridad para las amas de casa de no introducir a hombres desconocidos en el hogar; limpieza, puntualidad y eficacia.

La clientela, al principio, expresaba desconfianza. ¿Podrán? ¿No les faltará fuerza? ¿Quedará bien la chamba? Pero, como afirma Berenice Pérez Sánchez, coordinadora ejecutiva de la empresa, cuando nos veían acostadas en el piso o trepadas en la escalera, entonces nos decían sí pueden, chavas, échenle ganas.

De 39 años y con dos hijos, Berenice Pérez explica que la fuerza física no impide a las mujeres desarrollar con éxito dichos oficios. Hoy existe maquinaria para que esas labores no requieran la fuerza de un varón. Con habilidad y maña se pueden hacer más cosas.

Estas mujeres coinciden en que para lograr la reinserción social y laboral es necesario recuperar la autoestima. La violencia física, económica y sicológica desgasta la autoestima, y coloca a la persona en una situación de vulnerabilidad e inseguridad que la paraliza ante el competitivo mercado laboral.

Para salir de una situación de violencia lo que más cuesta es lo económico. Da miedo enfrentarte al mundo, porque piensas que no vas a saber qué hacer y cómo vas a mantener a tus hijos. Estando en pareja laboraba, pero siempre hacían menos mi trabajo, como que sólo es para chicles, comenta Berenice.

Antes de casarme era secretaria, pero luego dejé de trabajar y dependía en todos los aspectos de mi marido. Cuando sufres violencia intrafamiliar crees que no sabes hacer nada y que todo lo haces mal. Cuando te sales de ahí y tienes terapias, empiezas a recuperar tu seguridad, pero es muy difícil incorporarte al mercado, porque te piden experiencia que ya no tienes, dice María de Lourdes Salazar Aguilar, de 35 años, quien tiene tres hijos y es integrante de la mesa directiva de Multicom.

Explican que dichas actividades son bien remuneradas y permiten tener un horario flexible. Además, no hay trabajos de hombres ni de mujeres. Esa división es una construcción social.

Son labores para una persona, sin distinción de género. Lo mismo puede hacerlas una mujer que un varón. La sociedad clasificó los trabajos y les paga más a los hombres, pero si ahí se cobra bien nosotras también queremos realizarlos, sostuvo Irma Tovar Chavarría, de 45 años, quien tiene tres hijas y es integrante de la mesa directiva de Multicom.

Agregó que el sueldo promedio por hora es de 300 pesos y unos 4 mil al mes.

Elsa Castellanos, coordinadora de Mutuac, organización que trabaja desde hace más de 20 años para erradicar la violencia de género, explica que en esa empresa hay mujeres de 27 a 65 años. La capacitación en esos oficios se ha hecho como actividad estratégica, para que puedan entrar al mundo laboral sin dejar de ir a las terapias o descuidar a sus hijos.

“La violencia es multifactorial. En particular, la económica proviene tanto de la pareja como del mercado. Muchas de esas mujeres tienen más de 35 o 40 años y carecen de experiencia. Entonces, tienen que incorporarse a trabajos mal pagados, como telemarketing o actividades domésticas, con lo cual el salario no les alcanza, porque son jefas de familia.”

Para mayor información marque al 044-55-13-37-47-11.