Espectáculos
Ver día anteriorViernes 25 de junio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Regresa Otaola a los escenarios
Juan José Olivares
 
Periódico La Jornada
Viernes 25 de junio de 2010, p. a14

El pasado 21 de abril un ataque de asma mandó al músico Alejandro Otaola –conocido por ser guitarrista de Santa Sabina y La Barranca, entre muchos otros proyectos– a terapia intensiva de un hospital.

Sus pulmones estaban hechos mierda. Ya en el nosocomio, esos órganos no reaccionaban. Estaba conectado a una máquina para poder respirar. Para él era como una siesta. En esos momentos no vio luz al final del camino, pero varios días después tuve oportunidad de llegar al final de algo y volver a estar en el comienzo de otra cosa, comenta el guitarrista, quien para celebrar el regreso de esa gira por el inframundo, llamada crisis asmática, realizará un concierto este sábado en el bar El imperial.

Lo primero que hizo Otaola al salir del hospital y llegar a su casa fue sentarse al piano para ver si podía mover los dedos. Te desentumes; pareciera que oyes diferente, porque creo que el principal instrumento de los músicos es el oído, porque la información que recibes por este sentido es lo que te dice qué cosas te gustan y qué no, y cuando se tiene un instrumento se le hacen preguntas sobre si se hace una u otra cosa y en función de ello se define tu gusto, comenta.

Gente cercana

Con su banda de base, los hermanos Alonso y Chema Arreola, así como otros invitados, gente cercana que ha compartido conmigo, hará un guateque impregnado de cortisona y salbutenol armónico que mutará en notas roqueras, porque, aunque su médico le recomendó que tocara new age, el buen Alex declaró: Al haber ganas... habrá rock.

Entonces, el próximo sábado tendrá la oportunidad de agradecer personalmente a todos los asistentes como mejor lo sabe hacer: desde el escenario. No hay palabras para expresar la gratitud que siento al recibir tantas muestras de afecto.

Cita: mañana, en El Imperial a las 22 horas (Álvaro Obregón 293, Col. Condesa). Costo:100 pesos.