Ciencias
Ver día anteriorViernes 3 de septiembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El científico inglés presenta sus nuevas teorías en su libro El gran diseño

Dios no creó el universo; el big bang, resultado de las leyes físicas: Hawking

Debido a que existe la gravedad, el cosmos puede formarse a partir de nada, afirma

Es la razón por la que hay algo y de por qué existimos, sostiene en su obra que aparecerá la semana próxima

Foto
En esta fotografía, tomada desde la Estación Espacial Internacional, se puede apreciar el ojo del huracán Earl, un poco más al norte de las Islas Vírgenes, en el Atlántico. El meteoro ha tomado fuerza por lo que poblaciones costeras de Carolina del Norte han sido ya desalojadas, al tiempo de que se ha emitido una alerta para las zonas de la franja este de Estados UnidosFoto Reuters
Agencias
 
Periódico La Jornada
Viernes 3 de septiembre de 2010, p. 2

Londres, 2 de septiembre. Los desarrollos en la física moderna excluyen a Dios de las teorías sobre el origen del universo, afirma el astrofísico británico Stephen Hawking en un nuevo libro del que el diario The Times publica este jueves algunos extractos.

Según argumenta el eminente científico en The Grand Design (El gran diseño), coescrito con el físico estadunidense Leonard Mlodinow y que llegará a las librerías el 9 de septiembre, el big bang fue una consecuencia inevitable de las leyes de la física.

Debido a que existe una ley como la de la gravedad, el universo puede crearse a partir de nada. La creación espontánea es la razón por la que hay algo en lugar de nada, de por qué existe el universo y de por qué existimos nosotros, escribe Hawking.

No es necesario invocar a Dios para encender la mecha y poner en marcha el universo, agrega. Dios no creó el universo y el big bang fue la consecuencia inevitable de las leyes de la física, según señala el eminente físico teórico británico.

Esta posición representa, según The Times, una evolución respecto de lo que el científico británico de 68 años había escrito anteriormente sobre el tema.

En su Historia del tiempo (1988), uno de los grandes best sellers de la literatura científica, Hawking sugería que no existía incompatibilidad entre la noción de Dios, en tanto que creador, y una comprensión científica del universo.

The Grand Design también desmonta la teoría de Isaac Asimov de que el universo debió ser creado por Dios debido a que no pudo surgir del caos. Desde 1974, el científico ha trabajado para ligar las dos piedras angulares de la física moderna: la teoría general de la relatividad, de Albert Einstein, relacionada con la gravedad y los fenómenos a gran escala, y la teoría cuántica, que cubre las partículas subatómicas.

Hawking elabora su teoría a partir del descubrimiento en 1992 de un planeta que gira alrededor de una estrella que no es el Sol.

“Eso hace que la coincidencia de nuestras condiciones planetarias –el único Sol, la afortunada combinación de distancia Tierra-Sol y masa solar–, sea menos excepcional y menos convincente como prueba de que la tierra fue cuidadosamente diseñada para satisfacer a los seres humanos.”

Hawking, quien padece una grave enfermedad degenerativa que lo obliga a moverse en silla de ruedas y a comunicarse a través de una computadora, abandonó el año pasado la prestigiosa Cátedra Lucasiana de Matemáticas de la Universidad de Cambridge que ocupaba desde 1979. En Una breve historia del tiempo escribió: Si descubriéramos una teoría completa, sería el triunfo final de la razón humana, porque así conoceríamos la mente de Dios.

En su libro más reciente, señaló que el descubrimiento, en 1992, de un planeta que orbitaba otra estrella distinta al Sol ayudaba a replantear el punto de vista del padre de la física, Isaac Newton, respecto de que el universo no podría haber surgido del caos, sino que fue creado por Dios.

“Eso convierte a las coincidencias de nuestras condiciones planetarias –una estrella única, la afortunada combinación de la distancia Tierra-Sol y la masa solar–, en una evidencia mucho menos destacable y mucho menos convincente de que la Tierra fue diseñada cuidadosamente sólo para agradarnos a los seres humanos”, escribe.

Hawking comenzó a sufrir la enfermedad cuando tenía poco más de 20 años, pero logró convertirse en una de las autoridades científicas mundiales, y también ha tenido participaciones estelares en Star Trek y en las series animadas Futurama y The Simpsons.

El año pasado anunció que iba a dejar el puesto de profesor lucasiano de matemáticas de la Universidad de Cambridge, puesto que ostentó Newton y que él había tenido desde 1979.

The Grand Design saldrá a la venta la semana próxima.