Opinión
Ver día anteriorMiércoles 13 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Bajo la Lupa

Bill Clinton admitió en Yalta la decadencia de Estados Unidos

Alfredo Jalife-Rahme
Foto
Bill Clinton, ex presidente de Estados Unidos, durante una visita a El Cairo, Egipto, el pasado 5 de octubreFoto Reuters

ANTECEDENTES

H

asta donde me da la memoria, en algún momento de su presidencia de ocho años, Bill Clinton, el presidente vivo más popular de Estados Unidos (EU), sentenció que el futuro de la política exterior de su país se centraba en ser el primum inter pares (el primero entre iguales): el orquestador incuestionable de la gobernación global, al unísono y sincronía de otros actores de primer nivel.

Todavía el BRIC no ascendía los primeros escalones de la geoeconomía global ni la dupla Cheney-Baby Bush (en ese orden), aleccionada miserablemente por los súperhal- cones neoconservadores straussianos, sucumbía en el aborrecible cuan suicida unilateralismo, ni se empantanaba humillantemente en dos guerras directas (Afganistán e Irak) ni perdía tres guerras indirectas por interpósitos aliados –una con Georgia aplastada por el despertar del oso ruso y dos con Israel contra los libaneses chiítas de Hezbolá y los sunnitas palestinos de Hamas–, que en su conjunto aceleraron la caída libre de la otrora superpotencia unipolar.

Tras una década cataclísmica Bill Clinton se ha percatado que su ilusión se ha esfumado de los sueños más optimistas cuando el mundo va que vuela al caótico reordenamiento multipolar, tesis nodal de nuestro próximo libro El Híbrido Mundo Multipolar.

EU no pudo ser ni será el primum inter pares, sino un actor distinguido muy venido a menos (similar al declive de Gran Bretaña) del nuevo orden hexapolar global: el decadente EU, lo que quede de la Unión Europea y el fulgurante BRIC cuatripartita (acrónimo de Brasil, Rusia, India y China).

Con todo el respeto que me merece Japón (con la mayor deuda del mundo en proporción a su PIB y la erosión interna de una apabullante demografía de la tercera edad), no lo veo en la configuración del nuevo orden hexapo- lar –con todo y sus cifras todavía honorables (tercera economía global, tercera reserva de divisas estancada desde hace mucho, un yen todavía sin implosionar y artificialmente sobrevaluado, su doble prodigio satelital y robótico, etcétera) que son más un efecto de cola estadística que de la realidad depurada, ya no se diga de sus tendencias geopolíticas desfavorables en el futuro.

HECHOS

El geopolítólogo sudamericano Carlos A. Pereyra Mele con quien acabo de establecer un intercambio fecundo de ideas, me alertó generosamente sobre un artículo de la agencia rusa en español Ria Novosti (2/10/10), que expone que Bill Clinton, durante la séptima edición del foro Estrategia Europea de Yalta (YES, por su siglas en inglés) sugiere a EU prepararse para la pérdida del dominio global ante el rápido desarrollo de economías emergentes como China e India.

Por alguna razón, sicológicamente inhibitoria, a cierto tipo de políticos de EU se les dificulta evidenciar en el nuevo orden multipolar al resplandeciente bloque cuatripartita del BRIC que prefieren reducir a la disminuida representación dual de China e India.

A nuestros amigos de Ré-seau Voltaire (Voltairenet.org; 2/10/10) tampoco se les podía escapar el canto del cisne emitido en Yalta por Bill Clinton, que ha sido escamoteado por el neototalitarismo multimediático global que controla colectivamente las mentes valetudinarias, ya no se diga a la fauna de wikipedistas, (s) ociólogos y contadores del paleolítico inferior.

No nos vamos a pelear ahora (ni lo deseamos) con Bill Clinton –menos con su esposa, la energética cuan inteligente Hillary–, pero lo proferido por el carismático ex presidente conlleva a una alta redefinición de la geoestrategia que será sopesada minuciosamente por los principales actores del planeta quienes deberán ajustar su mira en consecuencia (con la segura excepción de los catatónicos teólogos neoliberales de México).

Llama la atención que haya sido la versión española de la agencia rusa RIA Novosti quien difundió únicamente la confesión de partes de Bill Clinton, como aduce Pereyra Mele.

Renace el reduccionismo de la cosmogonía economicista de Bill Clinton –quizá a ello se deba que no tome en cuenta el poderío nuclear de Rusia ni el posicionamiento biosférico de Brasil– quien basa sus realistas asertos en que en el futuro nada distante la economía superior de China e India –más que los deseos unilaterales de EU– influirá en adquirir un mayor poderío militar.

Cabe recordar que a Bill Clinton le correspondió, estadística y cronológicamente, el final del auge unipolar de EU, que desde 1998 –dos años antes del epílogo de su gestión– ya había evidenciado su profunda vulnerabilidad con la quiebra de la correduría LTCM.

Después de una década catastrófica del desempeño global de EU, el horizonte de su política exterior se ha reducido dramáticamente a un wishful thinking (deseo anhelable) de Bill Clinton: Quisiera que, una vez perdido el dominio, aún fuésemos influyentes en el sentido positivo.

El ex presidente se confinó a manifestar que su intención radicaba en tender puentes de amistad entre EU y otros países.

El problema nodal reside en que países como Irán, que sueñan (hasta donde hemos percibido in situ) con restablecer fructíferas relaciones con EU, sean exorcizados tanto por los atavismos incoercibles de la burocracia militarista de Washington como por el poderoso cabildeo sionista que lubrica obscenamente al Congreso y a los carentes de sindéresis.

Nadie está exigiendo que EU –primigeniamente un país consustancialmente fundamentalista WASP (evangelista blanco anglosajón)–, se convierta al integrismo islámico chiíta. Pero es notorio que haber apoyado a ciegas el unilateralismo irredentista de la monoteocracia fascista y el uniracismo de Israel (ver: Gideon Levy, La República Judía de Israel, Haaretz (10/10/10) ha encajonado asfixiantemente a EU y lo ha aislado funestamente de la mayoría de los habitantes del planeta.

El ex presidente recomendó que EU debe renunciar a algunos privilegios actuales para seguir adelante: Temprano o tarde, cualquier sistema alcanza un punto en que prefiere preservar las cosas como están en vez de evolucionar (...) Necesitamos coraje para cambiar una vida muy confortable a fin de que nuestros hijos y nietos vivan en un mundo que aún cambia para mejor.

Bill ha de pensar ya en sus futuros nietos cuando en fechas recientes su única hija Chelsea acaba de contraer matrimonio.

CONCLUSIÓN

Pereyra Mele enfatiza correctamente que fue en Yalta –ciudad de Ucrania en la candente península de Crimea– “donde en 1945 Stalin, por un lado, y Roosevelt y Churchill, por el otro, se dividieron el mundo en zonas de influencia, dando principio a un mundo bipolar y a la guerra fría que duró hasta 1991.

Fue esta vez en Yalta desde donde Bill Clinton emitió el canto de cisne de la decadencia de la otrora superpotencia unipolar.

Que en la coyuntura unipolar clintoniana de hace 10 años EU fungiera como el primum inter pares no nos indisponía absolutamente; al contrario: se requería de un líder global y ningún país lo suplía como ese.

Hoy la coyuntura global ha variado dramáticamente con el descenso del G-7 y el ascenso del BRIC ¡Too little, too late, Bill!