Cultura
Ver día anteriorMiércoles 22 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El Palacio de la Civilización incluye un museo de 72 mil m2, a 10 minutos de Chichén Itzá

Inician la construcción del mayor complejo cultural sobre los mayas

El grupo Xcaret invertirá 12 millones de dólares en el recinto, que tendrá hotel y restaurantes

Será un polo de desarrollo económico, turístico y social, afirma la gobernadora de Yucatán

Foto
El Palacio de la Civilización Maya conjunta la arquitectura de los edificios prehispánicos con los diseños contemporáneosFoto Cultur Yucatán
Ana Mónica Rodríguez y Mónica Mateos-Vega
 
Periódico La Jornada
Miércoles 22 de diciembre de 2010, p. 3

La construcción del Palacio de la Civilización Maya, el complejo museológico más importante del sureste mexicano, según el gobierno de Yucatán, inició formalmente este martes.

El lugar se ubica a 10 minutos de la zona arqueológica de Chichén Itzá y forma parte del Plan Maestro de Desarrollo Turístico y Económico del estado. El grupo Xcaret es uno de los principales inversionistas en este proyecto, que se erigirá en torno al cenote Abán (cerca de Valladolid), donde se construirán tres hoteles de lujo, con una inversión inicial de 12 millones de dólares.

El objetivo es ofrecer una alternativa ecológica de esparcimiento y de comodidad para los visitantes, comentó Gildo González, vocero del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos de Yucatán, conocido como Cultur, que encabeza Jorge Esma Bazán.

Ayer ingresó a Pisté la maquinaria que iniciará el nivelado de pisos y la construcción de estacionamientos del Palacio de la Civilización Maya, el cual contará con un museo de 72 mil metros cuadrados, así como una intervención del entorno ecológico para dar cuenta de la biosfera maya. Esa infraestructura permitirá exhibir una visión cada vez más completa de esta gran civilización en el contexto de la zona arqueológica de Chichén Itzá, agregó González.

El megaproyecto turístico-cultural colindará con la zona prehispánica que se encuentra entre Yaxcabá y Pisté. La primera fase concluirá en 2011. El total de las instalaciones estarían terminadas en 2013 en torno a Chichén y se integran por un parador turístico con más de 30 habitaciones, jardines, terrazas y restaurantes en la selva.

Grupo Xcaret, presidido por Miguel Quintana Pali, será el encargado de la construcción. La empresa administra desde hace años el único parque recreativo privado que cuenta con una zona arqueológica en su interior, en Quintana Roo. En ese lugar, el costo de entrada supera los 700 pesos por persona, por lo que es considerado inaccesible para la mayoría del turismo nacional.

El Palacio de la Civilización Maya será importante para consolidar la proyección de esa cultura a escala internacional, el cual complementa el otro proyecto del Museo Maya de Mérida, detalló el coordinador de comunicación del Patronato Cultur.

En la colocación de la primera piedra estuvo presente Ivonne Ortega, mandataria estatal, quien dijo que la construcción “del Palacio de la Civilización Maya la hacemos con el espíritu de los astrónomos mayas, que heredaban sus conocimientos a sus hijos o a los iniciados en la materia, de generación en generación, para cumplir lo anunciado por el profeta: nuestra estirpe no se extinguirá mientras haya luz en el lucero de la mañana.

“El Palacio de la Civilización Maya, conjuntamente con el Museo del Mundo Maya (de Mérida) y el Plan Maestro de Chichén Itzá serán generadores de un polo de desarrollo económico, turístico, social y cultural en la región oriente del estado y por consecuencia de la península de Yucatán.

El Palacio de la Civilización Maya, añadió la gobernadora priísta, es producto del estudio de los edificios y ciudades prehispánicas, conjugadas con la arquitectura contemporánea, y marcará la continuidad de una cultura maya que conoce y aprecia su historia y mira con seguridad su identidad actual. Estará ubicado a unos kilómetros del poblado de Yaxcabá, el terreno de 52 hectáreas está situado a 11.5 kilómetros de Pisté.

Respeto a la cosmogonía maya

En ese lugar se encuentran el cenote Abad y una ceiba que sirven como elementos potenciales para el desarrollo del proyecto. Para la cosmogonía maya, los cenotes eran la puerta de entrada al Xibalbá, el inframundo, donde continuaba la vida. La pirámide es la conexión del mundo maya.

El concepto arquitectónico del Palacio de la Civilización Maya, explicó Gildo González, considera de vital importancia el mantener como protagonistas a los elementos naturales y simbólicos del sitio, los cuales, además de aportar su belleza, se unen a la lista del simbolismo ancestral, como la pirámide de Kukulkán, maravilla del mundo moderno.

Habrá salas de exposición permanente, temporales, con pantalla Imax, restaurante, cafetería, tiendas, servicios educativos y estacionamientos. El diseño arquitectónico está a cargo del grupo I Arquitectos, cuyo director y fundador es Eduardo González Cid.

Habrá respeto total a los vestigios prehispánicos, a la preservación del legado patrimonial y al medio ambiente, habrá sustentabilidad y mesas de diálogo con los diversos actores, puntualizó.

Sobre el museo regional Maya de Mérida, Gildo González, dijo que los trabajos serán para mejorar la infraestructura museísticia de Yucatán, la cual ha envejecido.

El moderno recinto contará con experiencias multisensoriales, especialmente mediante audio y video y será en un sentido amplio e incluyente; además, se retoman elementos de investigación científica, tecnológica y técnica, y una altísima calidad de exhibiciones.

El llamado Plan Maestro Chichén Itzá, Circuito de Integración Regional para el Turismo y la Cultura, que fue presentado hace unos días a diplomáticos, inversionistas, presidentes de las cámaras, así como a representantes de la ONU y la UNESCO, se enfoca en sumar talentos, capacidades, esfuerzos y recursos para impulsar todas aquellas iniciativas que ya sea por la parte oficial o la privada, tengan como objetivo el desarrollo comunitario de la zona de influencia del oriente del estado de Yucatán, teniendo a la zona arqueológica de Chichén Itzá, como fuente de inspiración y registro de identidad.