Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMartes 28 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Determinan que desde 1995 Marismas Nacionales son área protegida por la Convención Ramsar

Inviable, el desarrollo turístico que proyectó Fonatur en Escuinapa

El desarrollo turístico Costa Pacífico prevé la construcción de 44 mil cuartos, de los cuales 12 mil 500 serían para hotel y el resto para condominios, tiempo compartido y campos de golf

Foto
Un pescador lanza su atarraya en el sitio pesquero Agua Dulce, localizado en el municipio de Escuinapa, Sinaloa. En esas marismas se pesca camarónFoto Francisco Olvera
Angélica Enciso L.
 
Periódico La Jornada
Martes 28 de diciembre de 2010, p. 29

La misión de la Convención Ramsar, en la cual Marismas Nacionales –ubicada entre Sinaloa y Nayarit– está inscrito desde 1995, señaló al gobierno mexicano que dada la importancia ambiental nacional e internacional de esta zona no es viable tener un desarrollo turístico de la magnitud, densidad de ocupación y diseño planteado por el Fondo Nacional de Turismo con el Centro Integralmente Planeado (CIP) en Escuinapa, Sinaloa.

En la zona de Marismas Nacionales del lado de Sinaloa, en 2 mil 381 hectáreas, que son área protegida por Ramsar, Fonatur espera la aprobación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) del desarrollo turístico CIP Costa Pacífico, el cual prevé la construcción de 44 mil cuartos –el doble de los que tiene Cancún–, de los cuales 12 mil 500 serían para hotel y el resto de condominio, tiempos compartidos y villas, campos de golf y dos marinas.

La resolución de la misión fue emitida después de visitar la zona en junio a solicitud de la Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas (Conanp) de la Semarnat.

El documento evalúa dos sitios relacionados: la Laguna Huizache-Caimanero (Sito Ramsar número 1689) y Sito Ramsar Marismas Nacionales (Sitio Ramsar número 732).

Señala que con la información suministrada en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) regional no es posible evaluar el impacto total y real que tendrá el proyecto en el área Ramsar, ni la sinergia e impactos acumulativos adicionales con los otros proyectos como son las presas Picachos y Santa María, así como el distrito de Riego 111, los cuales tienen un impacto significativo sobre el humedal.

Agrega que para que el proyecto sea considerado viable es necesario su reformulación en diseño y capacidad de carga, el cual deberá desarrollarse teniendo en cuenta que se ubicará en un área protegida y frágil que presta innumerables servicios ambientales a las comunidades del área, los cuales deben mantenerse especialmente en el marco de la normatividad ambiental de México, sino también para el cumplimiento de los objetivos de la convención

Indica que el diseño del proyecto debe ser revaluado hacia una construcción que permita garantizar las características ecológicas, así como bienes y servicios ambientales que permitieron que el sitio haya sido declarado como un humedal de importancia internacional.

También se debe realizar la descripción completa del proyecto incluyendo dragados, canales, la forma en que atenderá la demanda y uso de recursos naturales para todas las fases del proyecto, evaluando la disponibilidad de los mismos y posibles conflictos.

Además, añade, se deben evaluar los impactos del proyecto con los impactos acumulativos de todos los demás proyectos que confluyen en la zona y pueden generar afectaciones significativas sobre el área tales como Distrito 111, Santa Marta, CIP-Donostia, represa Las Cruces, la agricultura y la acuacultura.

Puntualiza, asimismo, que se deben evaluar los impactos sobre la población en la etapa de construcción y operación.

El documento indica que a partir de 2003 el gobierno mexicano por conducto de Conanp y Semarnat han desarrollado acciones importantes según lineamientos de la Convención. La finalidad de la misión fue proveer recomendaciones a las autoridades para que orienten la gestión en torno a estos sitios en el contexto de los objetivos de la Convención.

Precisó que los sitios Ramsar Huisache Caimanero y Marismas Nacionales son sistemas que forman parte de una misma región geográfica con características comunes. Ambos proveen múltiples bienes y servicios ambientales tales como producción pesquera (peces, camarones) fuente y suministro de agua y realización de actividades productivas, las cuales representan importantes ingresos económicos tanto para Sinaloa como para Nayarit.

Precisa que los lineamientos de la Convención Ramsar indican que se debe realizar un análisis económico en política pública ambiental para comprobar si el beneficio económico total de desarrollar un megaproyecto excede los costos ambientales y si genera un beneficio neto para la sociedad.

Refiere que contar con una MIA que incluya suficiente información permitirá a las autoridades ambientales contar con mejores elementos para tomar una decisión informada que garantice el uso racional de este sistema y el mantenimiento de sus características ecológicas.