Política
Ver día anteriorViernes 18 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Tienen sometido al gobierno; Calderón, rehén y cómplice, advierten

Demandan legisladores acotar el poder e influencia de monopolios televisivos
Enrique Méndez, Roberto Garduño y Alma E. Muñoz
 
Periódico La Jornada
Viernes 18 de marzo de 2011, p. 9

El sometimiento que ejercen los monopolios televisivos contra el gobierno debe acotarse por medio de una ley de prácticas monopólicas que sea un contrapeso a la influencia de facto que aplican los grandes empresarios al poder político, sostuvieron legisladores de varios partidos.

Alejandro Encinas, coordinador del grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados, sostuvo que en los cables de Wikileaks publicados en La Jornada se advierte también que el gobierno de Felipe Calderón más que nunca es rehén y cómplice del capital privado.

Para el senador Javier Corral (PAN), la televisión en México se ha constituido en un poder amenazante de la democracia y de la división de poderes, porque pretende sustituir al Estado.

Advirtió en entrevista que “hay una amplia franja de actores políticos sometidos a su poder… Clarísimo es ese sometimiento en términos de las dos cámaras del Congreso”, como se advierte en uno de los cables de Wikileaks.

Indicó que la alta concentración de medios en unas cuantas manos constituye una de las principales amenazas para las libertades de expresión y de información, junto con los atentados y asesinatos de periodistas.

El legislador panista habló de la capacidad de seducción, de influencia, el poder de chantaje que ejerce el duopolio de la televisión, y cómo ha llegado a sustituir o remplazar en varios ámbitos de la vida legislativa, económica, política, social del país a los poderes del Estado, y de un sistema de colusión de intereses que lo permite.

Por su parte, Jorge Rojo García de Alba (PRI), quien ha seguido la publicación de los cables de Wikileaks en este diario, sostuvo que de continuar la influencia de las empresas televisoras en el gobierno federal, nos estaremos acercando a una teledemocracia que no conviene a nadie, porque sólo propicia el surgimiento de una sociedad acrítica.

El legislador hidalguense expuso que la información enviada por los diferentes embajadores de Estados Unidos a Washington manifiesta los endebles filtros que el gobierno mexicano tiene en su vinculación con las representaciones diplomáticas en México: Más que nunca observamos una debilidad preocupante en las instancias del gobierno mexicano. La diplomacia calderonista ha sido incapaz de frenar el avance de la influencia estadunidense en las decisiones de México. Revelar el papel de los monopolios en las determinaciones políticas es un ejemplo claro de que la administración de Barack Obama se encuentra más preocupada por los sucesos al interior de la República que los representantes del gobierno federal.

A su vez, Encinas adujo que los cables de Wikileaks son la evidencia pública de cómo un gobierno extranjero interviene en asuntos internos de otra nación hasta el grado de informar el enorme peso de los monopolios en la vida política y económica del país; el de Calderón es un gobierno cómplice y rehén.

Consideró que urge aprobar una ley que acote las prácticas monopólicas que afectan el ingreso y el gasto de las familias, y también el poder político de las grandes empresas.

En la Cámara de Diputados, hay dos iniciativas: una del Ejecutivo y otra del PRD, para limitar el poder de los monopolios, pero ambas están congeladas en comisiones. Por eso urge imponer un contrapeso que limite la influencia de facto de los monopolios, recordó.

De acuerdo con el senador Corral, el fenómeno de poder que ejerce el duopolio televisivo tiene que ver con una enorme debilidad de los órganos reguladores del Estado en México, que no han querido ejercer su papel de rectoría.

Finalmente consideró muy vergonzoso que las cámaras del Congreso de la Unión sólo sean espectadoras del pleito intermonopólico (entre Televisa y Tv Azteca contra Teléfonos de México) y que reduzcan su competencia a exhortos, cuando tendrían que legislar para regular realmente la interconexión y la convergencia plena, así como limitar en definitiva los monopolios televisivos.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks