Mundo
Ver día anteriorSábado 9 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Aplaude avances en Colombia, donde ayer fue ejecutado un dirigente sindical

Reprueba EU a Cuba, Nicaragua y Venezuela en derechos humanos

Managua niega a grupos opositores la libertad de reunión, afirma en su reporte anual

Acusa a Caracas de manipular el sistema judicial para reprimir a los disidentes

Foto
Hillary Clinton, secretaria de Estado estadunidense, durante la presentación del documento en la ciudad de WashingtonFoto Ap
Afp, Dpa y Notimex
 
Periódico La Jornada
Sábado 9 de abril de 2011, p. 19

Washington, 8 de abril. En su nuevo reporte anual sobre derechos humanos, Estados Unidos criticó a Cuba, Nicaragua y Venezuela. En contraste, afirmó que el respeto a esas garantías mejoró notablemente en Colombia, donde hoy se denunció el asesinato de un líder sindical, un día después de que el presidente estadunidense, Barack Obama, y su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, alcanzaron un acuerdo sobre garantías laborales y sindicales, el cual, a su vez, destrabó la negociación de un tratado de libre comercio.

El reporte señaló que Cuba ha liberado a más de 40 prisioneros políticos en el último año y a varios activistas arrestados desde 2003, pero bajo la condición de que salgan de la isla. Destacó que decenas más siguen en la cárcel.

El gobierno cubano suprimió los derechos humanos y las libertades fundamentales, realizó detenciones breves para interrumpir el trabajo de la sociedad civil y organizó protestas para hostigar a activistas, en particular a las Damas de Blanco, indicó.

De Nicaragua sostuvo que el respeto a los derechos humanos y las instituciones democráticas se deterioró el año pasado, y a la oposición se le ha negado la libertad de reunión.

También denunció irregularidades en las elecciones regionales de marzo de 2010, la politización del sistema judicial y otros órganos gubernamentales, la interferencia en la libertad de prensa, críticas a líderes religiosos y falta de protección a los manifestantes.

Respecto de Venezuela enfatizó que el gobierno ha utilizado el sistema judicial para intimidar y procesar a personas y organizaciones que criticaron sus políticas o acciones, además de que ha restringido la libertad de expresión mediante investigaciones y procesos judiciales.

Mencionó que en diciembre pasado la Asamblea Nacional adoptó leyes que debilitaron los principios y prácticas democráticas, incluyendo la delegación de la autoridad legislativa al poder ejecutivo.

Sobre Colombia el reporte reconoció mejoras notables, como el fortalecimiento de la relación del gobierno con la sociedad civil y defensores de los derechos humanos, además del impulso a la Ley de Tierras y Víctimas para Reparaciones, alentada por la administración del presidente Santos.

El texto reportó una reducción sustancial de las ejecuciones extrajudiciales de 2008 a 2009, así como la condena de varios altos mandos castrenses por abusos a los derechos militares, pero advirtió que continúan las amenazas contra los defensores de los derechos humanos.

En el contexto de la presentación de dicho reporte fue asesinado el líder sindical colombiano Ramiro Sánchez cuando salía de una reunión de trabajo en la localidad andina de Puerto Bocayá, informó hoy la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

El dirigente fue atacado a tiros por dos hombres que viajaban en una motocicleta, indicó Gustavo Montero, vocero de la organización obrera.

Ramiro Sánchez había organizado varias marchas de protesta a comienzos de este año, en las que pedía a las empresas petroleras vincular a pobladores de la región con la actividad laboral.

En tanto, el gobierno colombiano aseguró hoy que sacará adelante el plan de acción de protección de los derechos laborales y sindicales que concretó ayer con Estados Unidos, el cual permitirá poner en marcha el tratado de libre comercio firmado en 2006. El pronunciamiento fue hecho por funcionarios del gobierno colombiano tras una reunión con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

El camino del acuerdo se despejó el jueves en Washington, en el contexto de una reunión entre Obama y Santos, quienes anunciaron un pacto para agilizar el trámite mediante compromisos que debe cumplir el gobierno colombiano.

El llamado Plan de Acción de Derechos Laborales estipula compromisos de la administración Santos para aumentar la seguridad a los sindicalistas y dar garantías en los puestos de trabajo para la población en general.

Las centrales obreras de Colombia consideraron este viernes que el TLC con Estados Unidos sería perjudicial para la economía, argumentando que otros acuerdos similares han mostrado que para los países menos desarrollados no hay abundancia ni ríos de leche.

No compartimos los TLC. Estamos por los acuerdos comerciales para que la pequeña y mediana industrias se puedan desarrollar, declaró el presidente del CUT, Tarcisio Mora.

Por su parte, Sergio Díaz-Granados, ministro de Comercio, Industria y Turismo, dijo que el TLC podría generar un punto de crecimiento anual adicional en la economía del país y una reducción de dos puntos en la tasa de desempleo en cinco años.

Bogotá y Washington firmaron el TLC en noviembre de 2006, y en 2007 el documento y algunos anexos fueron aprobados por el Congreso colombiano, sin que hasta el momento se haya dado el trámite legislativo en Estados Unidos para su ratificación y entrada en vigor.