Capital
Ver día anteriorSábado 4 de junio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Proponen dar seguimiento latinoamericano a programas para ancianos
Gabriela Romero
Enviada
Periódico La Jornada
Sábado 4 de junio de 2011, p. 31

Cartagena de Indias, Colombia, 3 de junio. La creación de un sistema latinoamericano de indicadores que permita dar seguimiento a las políticas para los adultos mayores y evaluar su grado de efectividad, propuesto por el doctor Pedro Valdés, coordinador de Geriatría del Instituto para la Atención para Adultos Mayores del DF (IAAM-DF), forma parte de las conclusiones del curso La mejora de las condiciones de vida de los adultos mayores en la región iberoamericana, organizado por el Centro de Formación de la Cooperación Española, en Cartagena de Indias, Colombia.

El geriatra mexicano remarcó que el indicador sirve para decir si está bien lo que se hace para mejorar las condiciones y la calidad de vida de los adultos mayores, y si la administración de los recursos es la correcta.

Evita que uno sea tendencioso y se centra para que a cada parte se le dé su debido valor, explicó Valdés.

A lo largo de esta semana la tarjeta de la Pensión Alimentaria para las personas de 68 años y más que se otorga en la ciudad de México generó una serie de opiniones en pro y contra entre los representantes de los 14 países que participaron en este curso.

Para unos, los 77 dólares (897.30 pesos) no resultan significativos, sobre todo frente a los 400 euros (6 mil 800 pesos), que se dan en España, además de cuestionar el carácter universal de este programa. Mientras que para otros resulta una buena opción de apoyo para las personas mayores.

Al respecto, José Carlos Baura Ortega, responsable del Programa de Adultos Mayores de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS) y coordinador del curso, explicó que hay grandes diferencias entre un país y otro, sobre si las pensiones que se otorgan a este sector de la población deben ser contributivas o no.

Estamos hablando de la pensión como consecuencia de la cotización de los trabajadores y de las no contributivas para quienes no han cotizado nunca, precisó.

En entrevista, Baura amplió que unos países están tratando de consolidarla como una cuestión de derecho y otros como algo agraciable cuando hay presupuesto. Citó el caso de España, donde en 1990 entró en vigor la ley que establece que cualquier ciudadano mayor de 65 años tiene derecho a recibir un apoyo.

Gran porcentaje de adultos mayores tienen derecho a una pensión contributiva por las aportaciones que hicieron, y ésta es muy superior a los 400 euros que reciben los que no han cotizado.