Espectáculos
Ver día anteriorJueves 20 de octubre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En México se hace cine de calidad como en cualquier país, afirma Víctor Ugalde

Si desapareciera el estímulo del 226 se reduciría la producción de películas

En el taller Morelia Lab 2011 se realizó la charla sobre la aplicación de ese artículo

Jorge Caballero
Enviado
Periódico La Jornada
Jueves 20 de octubre de 2011, p. a10

Morelia, Mich., 19 de octubre. En el noveno Festival Internacional de Cine de Morelia, en el contexto de la Edición especial para productores de segunda película, del taller Morelia Lab 2011, se realizó el diálogo: Artículo 226: el estímulo fiscal mitos y realidades, con la participación de Víctor Ugalde, presidente de la Sociedad Mexicana de Directores-Realizadores de Obras Audiovisuales; Marco Julio Linares, coordinador del Eficine del Instituto Mexicano de Cinematografía, y Hugo Villa, director de producción de Imcine, quien fungió de moderador.

En la charla se presentaron los resultados de este estímulo (laboratorio) que cumple seis años, con el cual, informó Linares, 207 películas han sido apoyadas con 2 mil 500 millones de pesos del erario, que representa 51 por ciento del total de la producción nacional de 2006 a 2011.

Además, continuó Linares, “alrededor de 200 contribuyentes lo han utilizado en 84 operas primas, 82 empresas productoras nuevas, 90 películas estrenadas que han llegado a 35 millones de espectadores”.

Víctor Ugalde puso el dedo en la llaga con su ponencia, titulada 226 virtudes y otros tantos asuntos perfectibles… Respondió al empresario/funcionario Alejandro Ramírez Magaña sobre la supuesta dudosa calidad de las películas mexicanas y, tajante, consideró: “Sé que es difícil ser funcionario fílmico. Siempre se está entre la espada de la Contraloría, la Secretaría de Hacienda y la pared que forman los cineastas: algunos por desconocimiento, otros por cinismo, otros más por no saber y no poder incumplen con lo pactado y ponen en riesgo una y otra vez a los contribuyentes y, con ello, al estímulo mismo.

Después de enumerar 10 puntos por los cuales habría que continuar con este estímulo fiscal del artículo 226, Ugalde concentró su artillería en mencionar “los lugares comunes de los que acusan al estímulo, más recientemente en la Cámara de Diputados por parte del sector de los exhibidores y distribuidores estadunidenses a los que les molesta la existencia de nuestro cine.

Mencionó que por el 226 se producía mucho cine sin calidad, quiero aclarar que se hace cine de calidad similar a todas las industrias del mundo. Bueno 10 o 15 por ciento; regular 30 o 40 por ciento, y el resto de películas fallidas. Así es en Estados Unidos con sus 800 filmes; en Francia con sus 135 largos o cualquier otro país de gran producción.

Sobre lo que se piensa de que el negocio de los productores era hacer la película y no lograr la exhibición y su comunicación al público, Ugalde respondió: Los resultados mostrados por Linares demuestran que los 35 millones de espectadores que han obtenido las 90 películas estrenadas del Eficine da un promedio de 400 mil personas. Cifra por encima del 50 por ciento de las estadunidenses que se estrenaron en 2010.

Respecto de que los productores o directores filman porque son hijos de los contribuyentes y sólo hacen cine basura que ningún distribuidor quiere, Ugalde consideró: “Esta aseveración pierde peso cuando vemos que 42 por ciento de las películas son operas primas de diversas factura y compañías”. Además extendió que los 2 mil 500 millones que se han utilizado de 2006 a 2011 deberían haber sido empleados en cubrir otras necesidades sociales: “Las industrias culturales rinden múltiples beneficios a la sociedad que los produce. Propicia el turismo cultural, difunde la imagen de México y su idiosincrasia; da cohesión social; hay inversión de alto impacto en corto tiempo que genera pago de impuestos y ocupa la capacidad instalada, etcétera.

Además cada película de 400 mil espectadores genera un ingreso en taquilla de 20 millones de pesos, lo que le genera a la Secretaría de Hacienda un ingreso de 3.2 millones vía IVA; a esto hay que agregar que los exhibidores obtienen ingresos por 10.5 millones. Es decir, que de los mil 400 millones obtenidos por las cintas del Eficine, estrenadas en estos seis años, los exhibidores han recibido 945 millones, además de que les han producido compras en su dulcería por otro tanto.

Cifras

Lo que pasa, consideró Ugalde, es que se dice que las cintas mexicanas no se estrenan porque las distribuidoras no las quieren por falta de calidad y que cuando lo hacen tienen malos resultados. Se sustentó en las cifras: De las 167 películas producidas se han estrenado 90 y 47 están en proceso de terminado. Sólo 30 esperan fecha de estreno. En junio se aprobaron 32 más, pero se encuentran en etapa de financiamiento y preproducción.

Acerca de que los verdaderos seleccionadores de contenidos en cine son los empresarios, con sus reglas de no sexo, no violencia, no groserías, no drogas, no religión, no política, no desnudos, Ugalde consideró: Esto provoca una corriente de cine particular, que favorece sólo dos géneros. Históricamente el Eficine ha apoyado 73 películas de drama y 59 de comedia, la animación sigue un poco atrás con 15 filmes, el documental con 15 aproximadamente y después los demás géneros (terror, fantasía y scifi) tienen seis películas promedio... Uno de los más castigados por esta metodología es el terror. ¿Quien querría asociar su marca a la sangre, monstruos y fantasmas, si puede asociarlos mejor a una comedia romántica o a un drama aspiracional?

Agregó: “El estímulo ha permitido incrementar el número de películas y consolidar y democratizar el sector de la producción, refrescándolo con nuevos jugadores, nuevos talentos y nuevas películas... Algunos productores han salido muy buenos, otros muy inexpertos, algunos más, muy bien administrados y otros siguen ejecutando las prácticas que creíamos ya erradicadas. Hay de todo, como en el concierto de nuestra sociedad. Pero en concreto, este estímulo tiene más de bueno que de malo y prueba de ello son las 175 películas que ha apoyado en los 5 años completos de existencia (06/10), cifra que representó 51 por ciento del total de la producción de 339 filmes que se han producido en el mismo lapso, con 75 directores debutantes (42.85 por ciento).

Si el estímulo desapareciera la producción nacional se reduciría a más de la mitad del nivel actual. Todo lo que diga a continuación en favor y en contra es simplemente con el afán de mejorarlo. Sé que todo es perfectible, pero se necesita sensibilidad, humildad y trabajo para lograrlo.

Además Ugalde precisó: Ahora recordemos algunas de las virtudes y también algunos de los objetivos originales del Eficine, creado en 2005, fecha en que no operó por el boicot de la Secretaría de Hacienda y los obstáculos que se le fueron creando en los años subsecuentes, mismos que fueron superados y eliminados de manera lenta, hasta que se logró acreditar y tomar la confianza de los contribuyentes en 2009.

En su conclusión Ugalde dijo: En las condiciones de 2011, en las que el monto de 500 millones de pesos no se ha incrementado desde 2005, verdadero año de su creación, cada día hay más solicitantes, los costos cada día son más altos, al calor de los futuros cambios de gobierno en 2012.

Añadir un comentario