Opinión
Ver día anteriorSábado 8 de diciembre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Los de abajo

Detenciones arbitrarias del 1º de diciembre

Gloria Muñoz Ramírez
N

adie puede negar la arbitrariedad e ilegalidad de las detenciones de más de 100 personas realizadas por el Gobierno del Distrito Federal, en complicidad con el federal, el 1º de diciembre. Hoy, sin embargo, más de 60 hombres y mujeres permanecen anticonstitucionalmente en el reclusorio Norte y en la cárcel de Santa Martha Acatitla.

Son ya siete días de los acontecimientos en los que la policía federal y del DF utilizaron balas de goma, una de las cuales hirió y dejó sin un ojo a Uriel Sandoval, estudiante de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM); y aún permanecen en prisión turistas y gente que iba pasando, personas que hacían uso de su derecho a manifestarse y videoastas que registraban la represión, entre otros, ahora considerados los primeros presos políticos del sexenio.

Es notable la manera en que las redes sociales echaron por tierra las versiones de las grandes cadenas de televisión. Casi de inmediato empezaron a circular los videos e imágenes de la policía y personas vestidas de civil deteniendo a diestra y siniestra, atacando y golpeando a los manifestantes. También circulan las imágenes de los grupos de choque y de las personas que atacaron los inmuebles de las avenidas Juárez y Reforma. El registro civil está ganando una batalla: la de la veracidad.

La solidaridad de los habitantes de la ciudad de México está en estos momentos en el reclusorio Norte y en la cárcel de Santa Martha, a donde llegan familiares, amigos y gente de la sociedad indignada y organizada, sin miedo, pues, como señala la comunidad artística en un video que en pocas horas alcanzó más de 100 mil visitas, si uno de nosotros está preso, todos lo estamos.

La tristeza se convierte en indignación fuera de las cárceles. Muchos padres de familia se niegan a hablar con los medios, hartos, dicen, de tanta mentira. Ahí, el padre de Juan Carlos Orozco, uno de los 69 aún detenidos, alza la voz: mi hijo fue al teatro y cuando salía lo subieron a una patrulla personas vestidas de civil. Él se dijo ¿por qué voy a correr si no hice nada?, y por no correr lo agarraron; otros, como Rodrigo Andrés Nieto y Juan Carlos Jiménez, turistas de Tabasco, se encontraban paseando por el Centro Histórico cuando fueron arrestados. También están presas personas que ejercían su derecho a manifestarse, como Jessica Bibiana Reyna Camargo, estudiante de la Universidad Autónoma de Chapingo, además de periodistas por realizar su trabajo, como Judith Gómez Contreras, cineasta de 27 años; Regina López Martínez, fotógrafa, e Ioan Milcea Topoleano, un fotógrafo rumano de paso por México.

Btn rs