Política
Ver día anteriorMartes 5 de febrero de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En el lustro reciente, 3 millones de personas fueron víctimas de un delito: expertos

La guerra de Calderón contra el narco, causa del alza en la violencia y homicidios

Funcionarios públicos y especialistas asistieron a un foro que organizó la UNAM

Emir Olivares Alonso
 
Periódico La Jornada
Martes 5 de febrero de 2013, p. 16

El aumento en la violencia y el número de homicidios en México es consecuencia de la errática "guerra contra el narcotráfico" emprendida por el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, señalaron expertos, académicos y funcionarios públicos.

Señalaron que si el objetivo de la estrategia calderonista era abatir la inseguridad y la violencia, los resultados muestran todo lo contrario.

Durante el foro Víctimas: el legado de la violencia de la guerra contra el narcotráfico en México, organizado hace unos días por el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Miriam Cárdenas Cantú, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, subrayó que durante el pasado sexenio se pasó de 8 mil 867 homicidios dolosos en 2007 a 27 mil 199 en 2011.

Indicó que las tasas de violencia muestran que, en 2011, en Irak ocurrieron 12 asesinatos por cada 100 mil habitantes, mientras en México el número fue de 18 por cada 100 mil.

La legisladora dio a conocer estadísticas que revelan la realidad mexicana. Datos de organismos civiles muestran que en el reciente lustro en el país se han acumulado más de 12 millones de víctimas de la violencia, de éstas, 3 millones fueron visibles (sufrieron directamente un delito de alto impacto) y el resto invisibles (comparten hogar con las primeras y padecen junto a ellas las consecuencias físicas, emocionales, económicas y sociales que se generan al ser objeto de un delito o de una violación a derechos humanos).

Cárdenas Cantú recordó que la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública –realizada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística y que no contempla homicidios, delincuencia organizada, narcotráfico, portación de armas reservadas y tráfico de indocumentados– en 2011 arrojó los siguientes datos: 24 por ciento de la población (la cuarta parte) mayor de 18 años fue objeto de asalto en la calle, robo en transporte público, extorsión, fraude, amenazas, lesiones o algún otro delito.

Estudios de la Cámara de Diputados indican que en 2010 el Estado mexicano destinó un monto nacional estimado de 210.8 mil millones de pesos, equivalente a 1.53 por ciento del producto interno bruto; en tanto que las medidas preventivas constituyeron un gasto para las familias de 48 mil millones de pesos.

En el sexenio de Felipe Calderón se gastaron 810 mil millones de pesos en seguridad. Y en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2013 se autorizó para la Secretaría de Seguridad Pública una asignación de 41 mil millones de pesos. Pero si sumamos todos los demás presupuestos que se dieron a otras instituciones que tienen por objeto combatir o atender las consecuencias de la violencia, hablamos de más de 181 mil millones de pesos invertidos en la seguridad en este país.

María Álvarez, académica del IIJ, sostuvo que la justicia en México es ciega para las víctimas del delito.

Lamentó que las autoridades no cuenten con un registro que detalle el número de víctimas y, al mismo tiempo, que gran parte de la sociedad continúe indiferente ante esa situación. No es justo que un país que aspira a ser democrático tenga ese lastre.

En su turno, la ex legisladora Carolina Viggiano refirió que en México se cometen anualmente 12 millones de delitos, de los cuales 12.7 por ciento está relacionado con el crimen organizado.

Agregó que sólo se denuncian 12 de cada 100 ilícitos; sólo se concluyen 26 de cada 100; se presentan consignados 55 de cada 100 y 98 por ciento de los delitos quedan impunes.