Espectáculos
Ver día anteriorMiércoles 13 de marzo de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El Instituto de la Propiedad lo acreditó como dueño del personaje

Sixto Valencia gana batalla legal por derechos de Memín Pinguín

Desde hace 70 años el caricaturista dibuja las aventuras del negrito

Martín Arceo S.
 
Periódico La Jornada
Miércoles 13 de marzo de 2013, p. 9

Sixto Valencia, dibujante de Memín Pinguín desde hace 70 años, es legalmente dueño de la imagen gráfica del personaje, después de una larga batalla legal que se resolvió a finales del pasado febrero, a partir de un dictamen del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, el cual determinó que el personaje y sus características distintivas son propiedad única del caricaturista.

Memín apareció por primera vez en 1943, en las páginas de la revista de historietas Pepín, con guión de Yolanda Vargas Dulché –escritora de grandes éxitos de la historieta, las telenovelas y el cine como Yesenia, Rubí y El pecado de Oyuki, entre muchas otras– y dibujo de Alberto Cabrera. Valencia, quien nació el 28 de marzo de 1934 en Tezontepec, Hidalgo, comenzó a dibujar las aventuras del negrito y sus amigos en 1962, aunque la revista de 21 páginas se publicó semanalmente a partir de noviembre de 1963.

Valencia es un profesional de la historieta desde 1957, encargado de las series El látigo negro, El charro de oro y Milagros de Cristo, entre otras. Memín es la obra que lo distingue y en la cual presentó sus mejores trabajos de composición, narrativa, dominio de la anatomía y la caricatura, pues el negrito existe en un universo donde sólo él tiene rasgos exagerados y el resto de los personajes son realistas.

Las historias originales de Memín constan de 366 capítulos que se reciclan, pues en la última entrega un mago de feria muestra el origen de la amistad de los pequeños protagonistas: Memín, Ernestillo, Carlos y Ricardo. Entonces la serie se inicia nuevamente.

Los dibujos originales del Memín de la década de 1960 eran en tinta sepia con medios tonos, y Grupo Editorial Vid solicitó a Valencia dibujarlos nuevamente a tinta negra en 1985. Esta nueva edición se vendió a toda Latinoamérica, Irán, Filipinas, Indonesia e Italia.

Foto
Luego de años en tribunales, Valencia ya es dueño de la imagen gráfica de Memín, a quien –no obstante este autorretrato– reconoce como su hijoFoto Cortesía de Sixto Valencia

Cuando el ciclo de historias se repitió en 1992, no se pagó a Valencia por las reimpresiones. Entonces entabló una lucha por sus derechos de autor que se coronó con la emisión del registro de Valencia como dueño de la figura del personaje por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, como consta en el expediente 1216438 con número de registro 1330306, oficializado el 28 de febrero de 2013.

Grupo Editorial Vid actualmente publica cuatro series diferentes de Memín. Si la empresa pretende continuar sus publicaciones, deberá celebrar un convenio de licencia de uso y de explotación de marcas o incurrirá en infracciones administrativas, según el artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial.

En 1995 Sixto dirigió la revista de humor Mad, en México, y en la década de 1990 realizó publicaciones del género vaquero y policiaco, así como la parodia política La serpiente desplumada, ambientada en la antigua Tenochtitlán.

Memín Pinguín fue protagonista de un incidente binacional en 2005, durante la administración de Vicente Fox. A mediados de ese año, el negrito apareció en una serie de timbres postales y la comunidad afroamericana en Estados Unidos desató protestas contra el personaje, al que consideró racista.

Cuando se emitió el sello postal, el caricaturista Rafael Barajas, El Fisgón, dijo a propósito de los problemas legales por la propiedad de Memín que la influencia de Valencia en el éxito de la serie es enorme. Nadie puede dudar que él es uno de los creadores del personaje.