Mundo
Ver día anteriorSábado 7 de febrero de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Presidentes de los 3 países concluyen negociaciones en Moscú

Rusia, Alemania y Francia, dispuestas a pactar un alto el fuego para Ucrania
Juan Pablo Duch
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 7 de febrero de 2015, p. 17

Moscú.

Tras reunirse esta noche en el Kremlin, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, la canciller federal de Alemania, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande, demostraron tener la intención de llegar a un acuerdo para establecer un alto el fuego en Ucrania.

Esta conclusión, por paradójico que parezca, se puede sacar por lo que callaron en público el anfitrión y sus visitantes, quienes eludieron hacer declaraciones a la prensa al término de sus intensas conversaciones a puerta cerrada, que esta vez duraron poco menos de cinco horas.

La decisión de romper esta práctica, habitual al finalizar encuentros de este nivel, obedece a que los tres líderes quieren ofrecer un acuerdo consensuado y no sólo reiterar sus posiciones, de todos conocidas y muchas veces encontradas, que además incluya la aceptación del mandatario de Ucrania, Petro Poroshenko, y de los dirigentes separatistas de Donietsk y Lugansk, Aleksandr Zajarchenko e Igor Plotnitsky.

En este momento, según explicó a un grupo de reporteros el vocero de Putin, Dimitri Peskov, con base en las propuestas de la canciller federal de Alemania y del presidente de Francia, se está trabajando de manera conjunta en la elaboración de un posible documento común acerca de la instrumentación de los acuerdos de Minsk, documento que debe recoger también las propuestas del presidente de Ucrania y las del presidente de Rusia, formuladas esta noche.

Los protocolos de Minsk, firmados en septiembre anterior, se convirtieron en papel mojado por las continuas violaciones cometidas por ambas partes. El nuevo acuerdo será sometido a consideración de las partes y, si no presentan objeciones, se dará a conocer tentativamente el domingo 8 de febrero, después de que mantengan una conferencia telefónica simultánea la canciller federal y los tres presidentes.

Hermetismo

Por el momento se mantiene el hermetismo total que rodea la iniciativa de paz que trajeron a Moscú, y ayer llevaron a Kiev, Merkel y Hollande, en un esfuerzo de mediación decidido de último momento la noche del miércoles anterior para tratar de evitar que la escalada bélica en el este de Ucrania derive en un conflicto mayor.

Los combates ahí alcanzaron un punto crítico, en el que se llegaba hoy a entendimiento para establecer un alto el fuego o se quedarían sin argumentos los aliados europeos de Estados Unidos que se oponen a que Washington suministre armamento al ejército ucranio, lo cual provocaría más víctimas entre la población civil y mayor devastación en Ucrania.

Ese escenario, además, pondría al mundo al borde de una guerra nuclear al aumentar el riesgo de que se involucraran directamente, ya sin eufemismos, el ejército de Rusia y las fuerzas de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

Mucho se ha especulado estos días sobre qué concesiones estarían dispuestas a hacer las partes implicadas en el conflicto, sin lo cual es impensable un acuerdo, pero hasta ahora alemanes, franceses, rusos y ucranios cumplen su palabra de no filtrar detalles.

La discusión probablemente se centró en la integridad territorial de Ucrania, la línea de demarcación de las partes beligerantes, la necesidad de introducir una fuerza de interposición como los cascos azules de la Organización de Naciones Unidas, la composición de ese contingente, la autonomía de las regiones que no reconocen el gobierno ucranio y las garantías de que Ucrania no ingresará a la OTAN, por mencionar sólo algunos de los temas espinosos de la agenda para detener esta guerra fratricida.

Este domingo se sabrá si la iniciativa franco-alemana hizo posible conseguir un acuerdo consensuado más amplio. La paz en el mundo requiere que así sea.