Cultura
Ver día anteriorViernes 31 de marzo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Por primera vez dedica una reunión a los temas culturales; sesiona en Florencia

El G7 prepara la creación de los cascos azules de la cultura

Los ministros de los países más ricos llaman a todos los estados a adoptar medidas fuertes y eficaces contra el tráfico y el saqueo de bienes culturales, además de protegerlos de la guerra

Foto
El ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini da la bienvenida a sus pares de Francia, Audrey Azoulay (imagen de la izquierda), y de Canadá, Melanie Joly, al primer G7 dedicado a la cultura, ayer, en Florencia. Las actividades de esa reunión concluyen este viernesFoto Ap
Afp y Dpa
 
Periódico La Jornada
Viernes 31 de marzo de 2017, p. 3

Roma/ Florencia.

El general italiano Fabrizio Parrulli, quien comanda los Cascos azules de la cultura italiana está listo para crear un cuerpo internacional con la finalidad de proteger el arte de las guerras y las catástrofes naturales.

En una entrevista efectuada en la capital italiana, antes de la inauguración, ayer, del primer G7 de la cultura en Florencia, el militar, comandante de los Carabineros para la Tutela del Patrimonio Cultural, dijo que presentará la iniciativa a los ministros de Cultura de Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Japón.

Un reto y una batalla que Italia quiere y puede liderar, ya que cuenta con un experimentado cuerpo militar especializado desde hace hace casi 50 años en la lucha contra el tráfico ilícito de obras de arte y la defensa del patrimonio cultural.

Esta es la primera vez en la historia que los ministros del G7 se reúnen para discutir temas culturales. Algo muy importante, porque se hablará de la preservación y la protección del patrimonio cultural en zonas devastadas por crisis y conflictos, donde es necesario que intervenga personal capacitado para salvar un patrimonio en peligro, aseguró el general.

Cuerpo multidisciplinario

Uno de los asuntos que los ministros analizarán es el papel de los llamados Cascos azules de la cultura, equipos formados por carabineros especializados en tutela de bienes culturales, arqueólogos, historiadores del arte y arquitectos, con el objetivo de salvar monumentos y obras de arte en el mundo, que están amenazados por las guerras y las catástrofes naturales.

“La iniciativa llamada Cascos azules de la cultura, lanzada con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), inscrita en la misión Unite4heritage (Unidos por el patrimonio), nació a principios del año pasado. El grupo integrado por militares y civiles puede ya operar en zonas de crisis o afectadas por los desastres naturales”, sostiene el general Fabrizio Parrulli, quien fue por varios años comandante de la fuerza de tarea italiana en Irak.

“En este momento los Cascos azules trabajan en las zonas devastadas por los terremotos que azotaron a Italia el año pasado, en particular los de octubre y noviembre”, dijo.

“Italia es el primer país en crear estas fuerzas de paz o Cascos azules de la cultura. Por ahora somos los únicos, si bien hay muchos países interesados. Estamos dispuestos a entrenar y formar cuerpos como los nuestros en otros países”, añadió.

“Tenemos un equipo de 60 personas, que ya están equipadas, y que, como decimos nosotros, están ‘vacunadas’, listas para partir. En pocos meses iniciaremos un nuevo curso para la formación de otro grupo de Cascos azules. Todos deben partir en condiciones de seguridad”, adelantó.

El general reconoció que entre los países con los que mantienen relaciones para la tutela del patrimonio figuran muchos de América Latina, como Perú, Ecuador y El Salvador, además de Irán, Irak, la Autoridad Palestina, Siria y Libia.

Parrulli asistió el pasado 24 de marzo en Nueva York, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a la adopción de la resolución 2347, la primera adoptada por el Consejo de Seguridad que se centra de manera exclusiva en el patrimonio cultural. El respaldo unánime del organismo internacional supone un nuevo reconocimiento a la importancia de la protección del patrimonio para la paz y la seguridad, así como la garantía de fondos.

Analizan destrucción del EI

Los ministros de Cultura de los siete países más ricos lanzaron ayer en Florencia un llamado a todos los estados para que adopten medidas fuertes y eficaces para luchar contra el tráfico y el saqueo de bienes culturales.

En una declaración común, los ministros se dirigieron en particular a los países en situación de conflicto o de luchas internas, para que identifiquen y prohíban el comercio de bienes culturales robados.

Con esta primera reunión del G7 dedicada a la cultura, que hoy concluye en la ciudad toscana, Italia, impulsora de la iniciativa, busca posicionarse en el primer plano de la defensa del patrimonio mundial.

En este periodo en el que los temores de la globalización nos empujan al repliegue, a protegernos, a temer las diferencias, hablar de cultura como instrumento de diálogo y respeto de las diversidades me parece un paso muy importante, dijo el ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini.

Es fundamental que los países del G7 ejerzan un papel importante en el seno de la comunidad internacional, no sólo económico sino también por sus valores, sus ideales, sus principios, añadió Franceschini, rodeado de sus homólogos de Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Canadá e Italia. En la reunión participaron el comisario europeo de Cultura, Tibor Navracsis, y la directora general de la Unesco, Irina Bokova.

Necesitamos aún más voluntad política para poner la cultura en el centro de la agenda internacional, afirmó Bokova.

El encuentro se desarrolla coincidiendo con la presidencia italiana del G7, el grupo de los siete países más ricos del planeta, cuyos jefes de Estado se encontrarán a finales de mayo en la ciudad siciliana de Taormina.

La declaración de Florencia exhorta a las próximas presidencias del G7 a organizar ulteriores reuniones de ministros de Cultura para seguir el avance de los compromisos adquiridos.

Los ministros abordan la destrucción del patrimonio cultural por grupos terroristas, como el Estado Islámico (EI), reporta Dpa.

El EI actúa estratégicamente para eliminar la identidad de las personas a la vez que financiarse, dijo la ministra alemana Maria Böhmer. Debemos cerrar los agujeros jurídicos. De ahí que la actuación del G7 sea tan importante, añadió.

Y es que por primera vez, la cultura se considera factor clave de identidad nacional y de intercambio internacional, expresó Eike Schmidt, director de la galería de los Uffizi, a los diarios Stuttgarter Zeitung y Stuttgarter Nachrichten.