Mundo
Ver día anteriorViernes 31 de marzo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La mayoría opositora califica la decisión de golpe de Estado y se declara en rebelión

Máximo tribunal de Venezuela asume las funciones del Congreso

La Asamblea Nacional estaba en desacato desde principios de 2016 por orden el TSJ

Foto
Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, rompió ayer el documento del Tribunal Superior de Justicia en el que se le comunica la decisión de declarar nulas todas las acciones del Legislativo por estar en desacato y que el máximo tribunal asume todas sus competenciasFoto Ap
Afp, Ap, Dpa y Reuters
 
Periódico La Jornada
Viernes 31 de marzo de 2017, p. 26

Caracas.

El máximo tribunal de Venezuela decidió asumir las competencias de la Asamblea Nacional al declarar nulas todas sus decisiones por estar en desacato, medida que fue enérgicamente condenada y calificada de golpe de Estado por la mayoría opositora del Parlamento unicamaral, que se declaró en rebelión.

Se advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta sala constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta sala o por el órgano que ella disponga para velar por el estado de derecho, indicó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en un publicado la noche del miércoles.

El tribunal declaró en desacato al Legislativo a principios de 2016, debido a la juramentación de tres diputados opositores cuya elección, a finales de 2015, fue suspendida por presunto fraude. Aunque la cámara desvinculó a esos diputados posteriormente, la corte considera que el acto no fue formalizado.

Este Parlamento se rebela y desconoce la sentencia de la sala constitucional, dijo este jueves el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, quien acusó al gobierno del mandatario Nicolás Maduro de dar un golpe de Estado mientras rompía ante la prensa un texto del fallo del TSJ.

Borges apremió a las fuerzas armadas a no seguir calladas frente a la ruptura de la Constitución, al señalar que la inmensa mayoría de los oficiales están en contra del caos que existe en Venezuela. También llamó a los venezolanos a defender la democracia en las calles y convocó a una marcha para el próximo sábado, mientras un grupo de diputados protagonizaba una refriega con militares frente al tribunal, adonde acudieron para rechazar la sentencia de la corte.

Diputados opositores protagonizaron una refriega con militares frente a la sede del TSJ, adonde acudieron para rechazar la sentencia con la que esa corte asumió sus funciones. Los parlamentarios intentaron franquear una barrera de uniformados en medio de consignas contra la corte. Al lugar llegó un pequeño grupo de partidarios del gobierno con una bandera de Venezuela. Fuera de aquí, somos chavistas, gritaron los manifestantes mientras sus adversarios se alejaban.

Estos señores quieren robarnos la tranquilidad que el pueblo está buscando, entonces que tampoco ellos tengan paz, expresó el diputado opositor Carlos Paparoni, en referencia a los magistrados.

Frente a los soldados Paparoni añadió que si la la Guardia Nacional no entiende que esta lucha es de los venezolanos, de sus familias que están pasando hambre, entonces que se aguanten.

El líder y ex candidato presidencial opositor Henrique Capriles, coincidió con Borges al afirmar que su país vive un verdadero golpe de Estado tras la decisión del TSI de asumir las funciones del Congreso. Desde Bogotá, el gobernador del estado venezolano de Miranda rechazó la suspensión de la Asamblea Nacional y consideró que el gobierno de Maduro pasó la raya de la dictadura.

Los parlamentarios debemos seguir cumpliendo nuestras funciones... porque a nosotros una persona no nos dio un título de diputados, sino que fuimos electos, dijo su vez el parlamentario opositor Henry Ramos Allup.

Por el lado oficialista, el legislador Diosdado Cabello, uno de los principales dirigentes del chavismo, celebró el fallo. No podemos estar con una Asamblea Nacional ausente, resaltó.

Ya el martes pasado el TSJ abrió el camino para poner límites a la inmunidad de los legisladores tras declarar nulo el respaldo de la Asamblea Nacional a la activación del proceso para aplicar a Venezuela la Carta Democrática Interamericana.

El retiro de los fueros parlamentarios ocurrió mientras el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reunía para debatir la crisis política y económica del país, y aunque la cita acabó sin acuerdos, 20 países suscribieron una declaración en la que expresaron preocupación por la difícil situación política, económica, social y humanitaria de Venezuela.

En su primera medida bajo esta nueva prerrogativa, el TSJ autorizó este jueves al presidente Maduro a crear empresas mixtas en el área petrolera, con lo que invalida el procedimiento constitucional que establece que deben ser aprobadas por el Congreso.

Borges advirtió que con el fallo, Maduro busca evitar el control de la Asamblea sobre los negocios petroleros para entregarlos a sus amigos rusos, entre otros.

Los países latinoamericanos reaccionaron al fallo del tribunal venezolano, y el primero en hacerlo fue Perú, que anunció el retiro de su embajador en Caracas por el flagrante quebrantamiento del orden democrático de ese país.

Brasil calificó la decisión del tribunal venezolano de clara ruptura al orden constitucional, en una nota de su cancillería en la que sostuvo que el fallo del tribunal viola el principio de la independencia de poderes y alimenta la radicalización política en el país.

Argentina destacó la importancia de la plena vigencia en Venezuela del estado de derecho y de los principios democráticos, entre ellos la separación de poderes y el respeto por la libre expresión de las ideas.

Chile habló de una alta preocupación por el agravamiento de la situación venezolana.

La Unión Europea pidió un calendario electoral claro en Venezuela y llamó a respetar la Asamblea Nacional y a todos sus miembros.

Denunciamos el concierto de la derecha regional para atacar el sistema democrático venezolano, de base popular e inspiración bolivariana, respondió en un tuit la canciller venezolana, Delcy Rodríguez.