Política
Ver día anteriorViernes 31 de marzo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Propone combinar movimientos sociales y electorales

Lleva Trump a una catástrofe ambiental, asegura Bartra
Angélica Enciso L.
 
Periódico La Jornada
Viernes 31 de marzo de 2017, p. 12

El antineoliberalismo que plantea el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es peor, ya que si bien la presión social obligó a ese país a aceptar ciertos candados ambientales, el actual mandatario niega el cambio climático y esto llevará a otras naciones a imponer reglas ambientales más laxas, de ahí la catástrofe, advirtió Armando Bartra, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) plantel Xochimilco.

Durante el panel México en la encrucijada nacional, organizado por Convergencia de organizaciones sociales y ciudadanos México, mejor sin TPP, Bartra señaló que Trump es más racista y sexista que los neoliberales.

Ante representantes de organizaciones, planteó que se deben aprender cinco lecciones rumbo a 2018 (año en que habrá comicios federales), entre ellas que el cambio verdadero resulta de la combinación de movimientos sociales, que ponen en crisis al viejo régimen, y las opciones electorales, que plantean una perspectiva nacional y estratégica, y ésta es la mezcla que se ha demostrado viable.

Otra es que los movimientos sociales se dan por oleadas y el cambio se logra por un proceso continuo, sin olvidar que los primeros son antigobiernistas, ya sean de izquierda o derecha. Los movimientos sociales se oponen a lo que está mal y exigen a los gobiernos que resuelvan los problemas.

Mencionó que otra lección es que la salida del capitalismo por una vía antineoliberal no es viable en un sólo país, espacios multinacionales como el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) y otros son fundamentales. Aunque hoy están de capa caída por la derechización de algunos gobiernos y por las dificultades de Venezuela, aún se mantienen en el horizonte. Apuntó que no se observa un cambio progresista sin pluralismo político electoral.

Por su parte, Ana Esther Ceceña, del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, sostuvo que se debe reconocer que el capitalismo del siglo 21 es distinto, ha cambiado en pautas de comportamiento, del que hubo en el siglo 20. La manera como se hace la producción, el consumo, la organización, el concepto de sociedad se ha transformado.

Señaló que los protagonistas del capitalismo ahora son tres: el Estado, las corporaciones, que están dispersas por todo el planeta, y las entidades privadas. Las corporaciones, apuntó, tienen otra figura, crean institucionalidad, normas y ejércitos propios.

El Estado Nación, detalló, es una figura que está en proceso de autodestrucción al abandonar las acciones que lo hacían justificable. Ha cedido funciones sustantivas a manos privadas, dejó de ser el garante de la soberanía del territorio, de puertos, todo se va privatizando. Las corporaciones y Estados colaboran, pero al mismo tiempo están en disputa, en algún momento se dislocara y recompondrá el sistema capitalista.