Política
Ver día anteriorMiércoles 28 de junio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Sin seguridad social, 90% de ellos

Jornaleros padecen nuevas formas de explotación
Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Miércoles 28 de junio de 2017, p. 13

En México los jornaleros agrícolas no sólo enfrentan una pobreza estructural, sino nuevos mecanismos de explotación que van desde novedosos perfiles que deben cumplir en el mercado de trabajo hasta un creciente abandono de sus comunidades, alertaron especialistas, quienes destacaron que entre 80 y 90 por ciento de los jornaleros carecen de seguridad social, y en la mayoría de los casos perciben salarios, incluso por debajo de lo que marca la ley.

Al respecto, Lorenzo Rodríguez, integrante del Comité Ejecutivo del Sindicato Independiente Nacional Democrático de Jornaleros Agrícolas, destacó que tan sólo en el Valle de San Quintín, Baja California, de 2000 a 2014, los salarios no se incrementaron, lo que permite que se paguen dos pesos por descolchar una cubeta de chiles, entonces las compañeras con experiencia deben entregar 45 cubetas para cobrar 90 pesos, y no hay nadie que cuide a sus hijos, así que muchas veces se los llevan para seguir trabajando.

Reunidos en el Seminario de Trabajo y Desigualdad de El Colegio de México, Kim Sánchez, antropóloga e investigadora de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), destacó que 78.5 por ciento de los jornaleros agrícolas en México tienen ingresos por debajo de la línea de bienestar económico, mientras que 50 por ciento vive en municipios de alta y muy alta marginación.

Especialista en migración y trabajo agrícola, indicó que la Encuesta Nacional de Jornaleros de 2009 identificó a 370 mil que son migrantes permanentes y más de 2 millones de personas que laboran como jornaleros, quienes provenían de unos pocos estados. Hoy, agregó, hay una concentración de la demanda (de mano de obra agrícola) y una gran dispersión de la oferta.

Cada vez son más estados lo que participan como origen de flujos jornaleros, apuntó. Ya no son sólo Oaxaca, Guerrero o Chiapas, lo cual nos habla de pobreza y de que ésta obliga a cada vez a más hogares a depender de los ingresos salariales. Tenemos una estructura agraria polarizada, en la que hay una agricultura intensiva y altamente productiva en el norte del país, y una pobreza mucho más repartida en las regiones campesinas y rurales no sólo del sur.