Política
Ver día anteriorJueves 1º de febrero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

ONG denuncian negligencia y omisiones de autoridades

Enero fue un mes letal para las guerrerenses; hubo 25 feminicidios
Emir Olivares Alonso
 
Periódico La Jornada
Jueves 1º de febrero de 2018, p. 7

El primer mes de este año ha sido letal para las mujeres en Guerrero. Durante enero de 2018 se han documentado 25 feminicidios en la entidad, y Acapulco –de acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública– ocupa el lugar nueve de los 100 municipios con mayor incidencia de ese delito.

Así lo señalaron el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, al acusar que estos datos revelan la negligencia, omisión y falta de voluntad política de las autoridades estatales ante esos delitos, lo que forma parte de la impunidad en la grave crisis que vive la entidad.

Ambas organizaciones señalaron en un posicionamiento conjunto que pese a contar con la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, de protocolos de investigación y de que el feminicidio ha sido tipificado en todo el país, la violencia feminicida (en Guerrero) se agudiza e incrementa.

Criticaron la posición del titular de la Fiscalía General del estado, Xavier Olea Peláez, quien ha declarado que estos delitos en la entidad muchas ocasiones ocurren porque lamentablemente las mujeres, de alguna u otra manera, son partícipes dentro del crimen organizado, llámese con la pareja, con el esposo o con el novio.

Esta aseveración, advirtieron, es muy preocupante, porque además de ser una postura misógina y revictimizante, evidencia la falta de perspectiva de género y de derechos humanos en las investigaciones, y lejos de actuar de manera diligente, fomenta la falta de acceso a la justicia.

Situaciones alarmantes son que cuando testigos señalan a los presuntos responsables, las carpetas de investigación se abren por homicidio; que en muchos casos las víctimas denunciaron previamente violencia doméstica y las instituciones no les garantizaron seguridad; y que en las instancias correspondientes no hay personal suficiente para atender este tipo de violencia y crímenes. Un ejemplo es en Tlapa, donde sólo se cuenta con una abogada que da atención a los 19 municipios de la región de la montaña.