Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 20 de enero de 2008 Num: 672

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Los textos de los infelices
GUSTAVO OGARRIO

Emociones peligrosas
SUSANA CORCUERA

Escritores en el exterior
LUIS FAYAD

Cibernazis en México
Cabezasrapadas.com

ROBERTO GARZA ITURBIDE

Fuera de lugar
JUAN TOVAR

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Germaine Gómez Haro

Demián Flores: Juchilango

El arte de Demián Flores Cortés ha destacado desde sus inicios por la complejidad y originalidad de sus propuestas conceptuales y plásticas. Nacido en Juchitán, Oaxaca, en 1971, de padre morelense y madre juchiteca, Demián emigró a los trece años de edad a Ciudad de México, donde se formó como artista visual en la Escuela Nacional de Bellas Artes. En sus inicios se dedicó mayormente a las artes gráficas y se dio a conocer como un excelente dibujante, rasgos que permanecen como huellas distintivas en el desempeño de su trabajo pictórico.

En su constante vaivén entre el Distrito Federal y Juchitán, Demián ha tejido una intrincada red de referencias y analogías que urden la tradición istmeña de su región natal y el ámbito urbano donde creció y perfiló su quehacer artístico. Desde sus inicios en la gráfica, su búsqueda se ha centrado en el rescate y reinterpretación de las tradiciones culturales zapotecas con el fin de transfigurarlas desde una mirada crítica plenamente contemporánea. Demián ha construido un repertorio icónico en el que fusiona signos y símbolos de las dos culturas que conforman su ser: Juchitán y el Distrito Federal. De ahí que, con el ingenio y humor que lo caracterizan, se autodenomine juchilango, término asimismo híbrido que asocia “juchiteco” y “chilango”.

Del 23 de enero al 20 de febrero se llevará a cabo en la Casa Lamm la exposición titulada Juchilango, integrada por pinturas que forman parte de ocho series temáticas que Flores Cortés ha presentado en distintos espacios entre 2000 y 2007. Más que una retrospectiva en el sentido convencional del término, esta muestra tiene como objetivo proponer una relectura de su trabajo a través de los temas y obsesiones que son parte del proceso creativo que lo ha llevado a forjarse un lenguaje plástico y conceptual enteramente personal. La mirada crítica de la curadora Olga Margarita Dávila y los textos puntuales de los diversos especialistas convocados a reflexionar sobre una obra específica de cada serie, proporcionan las herramientas necesarias para contextualizar la producción del artista.

En Cambio de piel (2000), Demián recurrió a la tradición prehispánica de los glifos como vocablos icónicos de representación en las pinturas de códices, para crear el binomio antigüedad/modernidad al fusionarlos con figuras emblemáticas de la cultura popular moderna. Demián Flores utiliza imágenes de choque y, a partir de la reconstrucción y descodificación icónicas, plasma con humor y sentido crítico la simbiosis cultural. Sobre la serie Monte Albán (2001) comenta: “Traté de unir dos tiempos en un espacio mítico: el juego de pelota prehispánico y el futbol moderno en la ciudad de Monte Albán, cuyo sentido espacial intenté captar.”


Foto: Manuel García

En Arena México (2000-2001) y Novena/Homerun/Playbol! (2003-2004), Demián recurre a la lucha libre y al beisbol para desarrollar sus indagaciones en torno al deporte como generador de identidades y reflejo de la sociedad. En la serie Lulú (2004) , el artista rinde homenaje a los grandes creadores del arte pop , tomando como referencia a personajes célebres de las historietas mexicanas: Kalimán, la familia Burrón, Lulú, el Pato Pascual, entre otros.

Defensa personal (2005) surge de los folletines populares que se utilizan para enseñar a la gente a defenderse, pero también tiene que ver con una denuncia de la violencia que nos rodea. Su trabajo reciente, reunido en la serie Pinturas/Bidxaa- Freaks (2007), va más lejos en la exploración del tema de la violencia como elemento generador de profundos cambios sociales, y ahonda en la reflexión sobre la desastrosa situación política que se ha vivido en Oaxaca durante los dos últimos años, expresando su compromiso con su tierra, con su tradición y con el tiempo que le ha tocado vivir.

El trabajo de Demián Flores se vislumbra como una crónica gráfica que evoca una realidad que se palpa hoy en todos los confines de nuestro país: la pérdida de identidad de nuestra cultura como resultado de la incontrolable invasión mediática y de los cambios geopolíticos. A diferencia de otros artistas oaxaqueños de su generación, que se contentan con repetir fórmulas y estereotipos que satisfacen las demandas edulcoradas de un mercado del arte desmedido, el arte de Demián Flores destaca por su utilización de lenguajes neoconceptuales innovadores, por su incesante experimentación técnica y por el sutil equilibrio entre la narrativa y el discurso crítico.