Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 20 de enero de 2008 Num: 672

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Los textos de los infelices
GUSTAVO OGARRIO

Emociones peligrosas
SUSANA CORCUERA

Escritores en el exterior
LUIS FAYAD

Cibernazis en México
Cabezasrapadas.com

ROBERTO GARZA ITURBIDE

Fuera de lugar
JUAN TOVAR

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Cibernazis en México
Cabezasrapadas.com

Roberto Garza Iturbide

El domingo 11 de noviembre, Josué Estébanez de la Hija, soldado español de ideología neonazi, asesinó a cuchilladas a un joven antifascista de dieciséis años e hirió a otros dos en la estación del metro Legazpi de Madrid.

El crimen ocurrió en vísperas de una manifestación contra los inmigrantes convocada por el partido español de extrema derecha Democracia Nacional, apenas unas semanas después de la difusión masiva de un video en el que se observa un ataque racista en un vagón del metro en Barcelona, y casi al mismo tiempo que el rey Juan Carlos perdía los estribos en la Cumbre Iberoamericana en Chile e intentaba callar al presidente venezolano Hugo Chávez.

Al margen de los alcances mediáticos del pleito entre Juan Carlos y Hugo Chávez, el combo informativo de corte racista e intolerante de ese fin de semana hizo chuza, o mejor dicho, estalló como una gigantesca olla a presión en el ciberespacio.

LA CIBERGUERRA

Internet es refugio y ventana de todo tipo de organizaciones radicales. En ella no sólo cohabitan e interactúan incontables agrupaciones extremistas, sino que también es su principal campo de batalla. El pasado 11 de noviembre, conforme fluían los primeros datos sobre el crimen de Legazpi, se desató tremendo combate --al principio local y al poco rato global-- entre dos grupos antagónicos y abiertamente enemistados: neonazis contra antifascistas.

Ambos bandos pertenecen a la subcultura skinhead (cabezas rapadas), forman parte de confederaciones internacionales bien organizadas. Los primeros son “neonazis de extrema derecha” (les llaman boneheads , en español: cabezas huecas), se declaran racistas, xenófobos y homófonos, y se distinguen por el uso extremado de la violencia. En las noches suelen salir “de cacería”, armados con tubos, cadenas y puños de hierro; cuando encuentran a la presa atacan en bola y sin piedad. En pocas palabras, hacen el trabajo sucio a los fascistas.

Los segundos, identificados como red skins o RASH (Rojos y Anarquistas Skinheads) son “de ideología comunista y de clase trabajadora” y están a favor de la integración de los inmigrantes, según se lee en sus páginas oficiales. En este subgrupo también encajan los SHARP (Skinheads Contra el Prejuicio Racial), que son antirracistas pero menos politizados que los red skins.

Aunque ubicados en extremos opuestos del péndulo político-ideológico, los neonazis y red skins comparten, además del corte de cabello al ras, la pasión desbordada por el futbol (son de los llamados ultras) y el gusto por la música Oi!, la cual puede ser tanto de derecha como de izquierda. Y la mayoría, es decir la tropa, tiene menos de veinticinco años.

Según datos de la policía española, actualmente existen más de 10 mil páginas (en español) de bandas radicales, las cuales nacen, desaparecen y se reconvierten en otras a una velocidad asombrosa. Basta con escribir la palabra “neonazi” en algún buscador para comprobarlo.

En portales de videos como YouTube hay cortometrajes que registran actos de violencia de estos grupos radicales. Hoy día, el video-web es uno de sus principales vehículos de comunicación; algunos cortos son como puñetazos, es decir, cumplen su cometido intimidatorio y son retirados o bloqueados al cabo de unas horas, mientras otros, ojo con el dato, llegan a contabilizar más de 150 mil visitas y están siempre disponibles.

Fuentes gubernamentales afirman que en España hay alrededor de 25 mil neonazis, agrupados en más de cien bandas que realizan un promedio de 5 mil agresiones al año. Se sabe que los líderes (ideólogos) militan en los partidos políticos de derecha, forman parte de organizaciones internacionales de ideología neonazi y que varios siguen órdenes directas de Volksfront International, una asociación racista creada en 1994 en Oregon, Estados Unidos.

De acuerdo con información periodística, en los últimos cinco años se ha incrementado considerablemente el número de ataques violentos perpetrados por neonazis españoles en contra de inmigrantes, homosexuales, judíos o miembros de bandas contrarias. El asesinato del domingo 11 es apenas una gota de la tormenta ultraderechista que amenaza a España.

EL TEATRO DEL ENGAÑO

Entre sus múltiples rostros, internet puede adoptar el de un inmenso teatro de identidades falsas; un teatro en el que millones de internautas se inventan personajes para luego, encubiertos bajo seudónimos o nombres falsos, dar rienda suelta a la mentira, la agresión y el engaño. En ciertos niveles, la red es el foro global de la mentira y la desinformación.

En esta línea de lectura, internet es una inmensa válvula de escape; el lugar ideal para exorcizar los demonios personales; un lodazal en el que miles de cobardes arremeten contra el otro sin tener que dar la cara.

En fin, la red es una inagotable fuente de conocimiento, una maravilla del mundo moderno, y también un enorme excusado donde se acumula por montones --lo peor es que no hay palanca para jalarle-- el excremento del pensamiento humano: odio, racismo, violencia, intolerancia.

NEONAZIS MEXICANOS

En esa capa o subnivel de internet se llevó a cabo el enfrentamiento entre neonazis y antifascistas, mismo que, con España como epicentro de las hostilidades, congregó a miles de extremistas de más de una decena de países de habla hispana, entre ellos Argentina, Chile, Uruguay, Colombia, Perú, Venezuela y… México.

Tras el asesinato del joven antifascista, dediqué varias horas a navegar por un enrejado de páginas de organizaciones radicales que parecía no tener fin. Al tiempo que los grupos neonazis festejaban en sus sitios la muerte del enemigo e incluso proferían amenazas de nuevos ataques, en las páginas de los bandos contrarios lanzaban señales de alerta y en algunas azuzaban a sus militantes a responder con violencia.


Fotos tomadas de internet

Mientras tanto, en los blogs y foros de discusión ligados a dichas páginas o de algún modo vinculados al flujo de información sobre el tema, se leían todo tipo de insultos y agravios entre los usuarios, los cuales aparecían en andanadas y desde los lugares (países) más insospechados.

Va un triste ejemplo: en un foro de discusión sobre el “nazismo”, un internauta que se dijo argentino vituperó contra “indios izquierdistas, putos y judíos”. Instantes después, un colombiano escribió en mayúsculas y entre varios signos de exclamación la frase “muerte a los fascistas”, seguida de “libertad, igualdad, solidaridad: RASH Bogotá”. Esto provocó una lluvia de respuestas coléricas, entre ellas la de un supuesto español que reviró con un monárquico: “por k no te callas, indio de mierda”, y la de un chileno que soltó un contundente: “hay que eliminarlo”.

Durante veinte o treinta minutos, el referido foro recibió por lo menos unos doscientos mensajes con ese nivel de ignorancia. No se transcribirán aquí las incontables estupideces que fueron publicadas en los foros visitados, aunque parece pertinente retomar cinco de las (decenas de) ilustres notas enviadas por “neonazis mexicanos” al sitio sepiensa.org.mx, con todo y sus nombres o seudónimos, direcciones de correo electrónico (los balconeo sin el menor afán de joder, sólo por si alguien quiere saludarlos), usos tipográficos y horrores ortográficos:

Comentario de:
Irain Arteaga
agente007mission@hotmail.com

 Soy Nazi de corazón, soy mexicano y creo que debemos exterminar a todos los negros, homosexuales, judíos, etc. Quisiera que agregaran mi correo y empezar a formar un grupo neonazi.

Comentario de:
General Azteca
charly_atlas@hotmail.com

Yo formo parte de un grupo llamado GLM (Grupo Libertador Mexicano) y cuyo objetivo es seguir ciertos ideales y objetivos que hitler tenia tales como el autoritarismo y expansionismo en mexico , si alguna persona se interesa mas en esto escribame a mi e-mail.

Comentario de:
Jorge Fray
decibeliosilegales@hotmail.com

HOLA YO SOY UN SKINHEAD NS DE MEXICO ESPERO QUE UN DIA LOS VERDADEROS SKINHEADS ACABEMOS CON LO QUE DESTRUYE TANTO A NUESTRA NACION COMO LO QUE ES EL MOVIMIENTO IZQUIERDISTA EN GENERAL (LOS SKINS DROGADICTOS) Y ACABAR CON LA DELINCUELCIA PARA EMPEZAR A CREAR UN FUTURO PARA NOSOTROS EN GENERAL.
SIEG HEIL!!!

 Comentario de:
RUDOLF HESS
angeluz_725@hotmail.com

miren en primera me alegra ver gente ns y skinhead que luchan por un mexico , los que atacan al ns son unos ignorantes, lean libros que desmienten todo lo que les han enseñado, un libro que deben leer es los protocolos de los sabios de sion, donde narra los planes de dominio mundial del judaismo, pero a ustedes no les interesa leer, son unos borregos del sistema que les dicen k deben odiar a los nazis. RACISMO (DIFERENCIACION DE RAZAS, NO DISCRIMINACION)
NS (LUCHAR POR TU PAIS, LUCHAR POR TU RAZA, MAS NO DISCRIMINAR, SOLO MANTENERSE APARTADOS)
CON ESTO ME DESPIDO Y ESPERO QUE CUALQUIER GENTE QUE QUIERA COMPROBAR LO QUE DIGO ME LO HAGA SABER ENVIANDO UN EMAIL Y A LOS KAMARADAS DEL D.F, SEPAN QUE HAY MUCHA GENTE NS Y SKIN, SIEG HEIL X3. 14/88

Comentario de:
Odin!!
resistencia_aria_88@hotmail.com

Heil hitler, soy un Skinhead NS Mexicano, me interesa saber si alguien me podria informar sobre colectas Fascistas, Nacional socialistas o Nacionalistas en Mexico, debemos abolir a los skinheads rojos y rudeboys drogadictos de nuestra nacion.
Porfavor contactenem se los agradecere mucho

CUIDADO CON LOS PELONES

No es ninguna novedad que en España, así como en Estados Unidos y el resto de Europa, padezcan la existencia de organizaciones racistas y xenófobas que actúan con violencia. Pero ¿neonazis mexicanos? La frase es, como dirían los maestros de literatura, un oxímoron: palabra seguida de un epíteto (en este caso gentilicio) que la contradice. Total, ya sea por manipulación o convicción, ahí están los compatriotas que se dicen neonazis, esparciendo su veneno en la red.

El pasado 11 de noviembre, Josué Estébanez de la Hija , militar y neonazi, asesinó a un joven porque no pensaba como él. Ese día, los fantasmas del odio y la intolerancia rebasaron las fronteras españolas y se desataron con furia en internet. En un solo foro de discusión, y en cuestión de media hora, aparecieron decenas de extremistas mexicanos, varios con sus propias páginas web y la mayoría ansiosos por pertenecer a un grupo neonazi.

Vale la pena preguntar: además de ignorantes, estos autonombrados neonazis mexicanos… ¿Son una bola de cibermentirosos, de ésos que se pasan las horas chateando con identidades falsas? ¿Son un montón de chamacos desorientados e inofensivos? ¿Son un grupúsculo insignificante de derechistas radicales que carecen de organización? Por el momento no hay información que permita deducir lo contrario.

Sin embargo, como me dijo un respetable y bien informado amigo, “nunca se debe subestimar a estos tipos”. Tiene razón, no hay que subestimarlos en ningún momento, pero sobre todo ahora que las botas de combate, las guerreras camufladas tamaño extra grande y las camionetas tipo militar están de moda entre los boneheads chaparritos de la derecha mexicana.