Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 20 de abril de 2008 Num: 685

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

¿Qué es la privatización?
Los “fierros” y la privatización
JORGE EDUARDO NAVARRETE
El agravio
LUIS JAVIER GARRIDO
Algunos de los retrocesos Petroleros
ANTONIO GERSHENSON
La renovación de PEMEX
ARNALDO CÓRDOVA
Inmoralidad de la privatización
LAURA ESQUIVEL
PEMEX y la justicia
CARLOS PELLICER LÓPEZ
El petróleo es la sangre de México
El corazón de la disputa
LORENZO MEYER
PEMEX
ELENA PONIATOWSKA
La privatización de PEMEX:
Un crimen de lesa Patria

GRUPO SUR
Calderón y su contrarreforma
LUIS LINARES ZAPATA

Conversando con Rafael Escalona
MARCO ANTONIO CAMPOS

Leer

Columnas:
Galería
RICARDO BADA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

LA RENOVACION DE PEMEX

ARNALDO CÓRDOVA

Hay a quienes les encanta descubrir el hilo negro. Ahora se sorprenden de que la llamada reforma energética es, en realidad, reforma de una empresa (PEMEX). Parece que no se habían dado cuenta de que es precisamente lo que está en juego. ¿Ha oído alguien hablar de la CFE o de Luz y Fuerza del Centro? Claro que no. Se trata de PEMEX. La obsesión del gobierno panista y sus personeros ha sido desde el principio renovar la empresa petrolera, no para hacerla más productiva como tal, sino para resolver sus agudos problemas financieros, ante la perspectiva cierta de que las reservas se están yendo como agua entre las manos.

Es por ello que desean ansiosamente que el capital privado, sobre todo el grande, el extranjero, entre en el negocio de esta renovación que, lo han confesado, consiste sólo en abrir más pozos petroleros, ir a las aguas profundas, para las cuales no hay tecnología ni recursos suficientes y hay que asociarse con los que se supone los tienen. En realidad, en la empresa como tal, piensan muy poco o sólo aleatoriamente. PEMEX no tiene dinero, nos dicen, pero ellos mismos informan que sólo en 2007 la empresa obtuvo más de 104 mil millones de dólares. ¿Adónde fue a parar ese dinero? Se niegan a informarlo y, encima, siguen afirmando que no hay dinero en casa disponible para renovar esa empresa nacional.

Quienes piensan en una auténtica reforma energética sostienen que no hay necesidad de asociarnos con el capital extranjero y ni siquiera con el nacional. Sólo usemos las ganancias de PEMEX y una buena parte de las reservas en divisas y habrá suficientes recursos para restaurar la infraestructura petrolera, tender los ductos que faltan, reorganizar a nuestros científicos para que trabajen en nuevas tecnologías (o, incluso, comprarlas a quien las venda). Claro, para ellos eso es una idiotez y, cómo no, si es el dinero que les sirve para sostener su administración corrupta y sus pactos con sus aliados. La reforma comenzará cuando a Pemex se le dejen suficientes recursos para renovarse y se reforme nuestro obsoleto sistema tributario que sólo favorece a los dueños de la riqueza.