Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 1 de febrero de 2009 Num: 726

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Simbiosis
ENRIQUE HÉCTOR GONZÁLEZ

Hua Guofeng, el último maoísta
ALEJANDRO PESCADOR

Bautizada por el viento
ADRIANA DEL MORAL entrevista con ENRIQUETA OCHOA

Quienes revelan la eternidad: Enriqueta Ochoa
ADRIANA DEL MORAL

Goran Petrovic, la mirada trashumante
JORGE ALBERTO GUDIÑO HERNÁNDEZ

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGÜELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

LAS PROYECCIONES INCONSCIENTES

MARÍA ELENA RIVERA

 


Psicoanálisis y cine, (t. III),
Mario Alberto Alquicira y María Alejandra de la Garza,
(compiladores),
Círculo Psicoanalítico Mexicano,
México, 2008.

Durante quince años, Pablo España dirigió el cine club El psicoanálisis y el cine, auspiciado desde 1992 por el Círculo Psicoanalítico Mexicano (CPM). Hasta su muerte, en 2007, Pablo España mantuvo la convicción de que el psicoanálisis y el arte debían mantener un diálogo constante; por eso, entre los comentaristas fílmicos no sólo se contaron lacanianos o freudianos, sino también artistas plásticos o escritores, como José Luis Cuevas o Daniel González Dueñas.

El objetivo de Pablo España –quien se formó profesionalmente al lado de Armando Suárez, uno de los fundadores del CPM, y de Tomás Segovia, primer traductor al español de los Escritos, de Jacques Lacan, entre otros– al organizar cuarenta y dos ciclos temáticos, fue consolidar la cultura del cine club y contribuir a la apreciación del quehacer fílmico en relación con el psicoanálisis, pues aseguraba que entre ambos existía un vínculo estrecho. En particular, resaltaba la relación reveladora entre el sentido freudiano de los sueños –reflejo de los deseos y los temores inconscientes– y aquella expresión del arte. Así, aunque la pantalla cinematográfica jamás podría sustituir las reflexiones en el diván, subrayaba, sí es capaz de proyectar los miedos y los deseos individuales más profundos.

El CPM editó, en 2008, el tercer tomo de Psicoanálisis y cine, antología del cine comentado y debatido, compilado por Mario Alberto Alquicira y María Alejandra de la Garza. El primero colaboró estrechamente con Pablo España en la organización del cine club, así como en algunos libros. La elaboración de fichas técnicas y sinopsis de las cintas estuvo a cargo de Nelson Carro.

Entre los ciclos que abarca se cuentan erotismo y amor en el cine, la mujer fatal y cine prohibido, así como testimonios del público, donde se lee un comentario del crítico Gustavo García (“Todo salió bien gracias al elemento sorpresa: ¿cómo, Pedro Infante gay? ¿A toda máquina en este ciclo?”), otros de Diana Bracho, Carlos Bonfil o Laura Esquivel.

El cine es un reflejo de “lo real” que la realidad cotidiana no trasluce, comenta Fernando del Moral, a propósito de Él, cinta dirigida por Luis Buñuel. A Pablo España le gustaba contar que Jacques Lacan recomendaba a sus alumnos, en Francia, ver esta película si querían saber cómo era un sujeto paranoico. Del Moral afirma que los aparentes accidentes de los personajes en los filmes del español, matizados a veces con detalles surrealistas, no son sino evidencia de los malestares y tormentas anímicas de éstos, como la ceguera de los amigos de Francisco, el temible y celoso marido de Gloria, interpretado por Arturo de Córdova, quienes aconsejan a su víctima- esposa que sea comprensiva y tolerante con su cónyuge.

Sueños, pasiones, incesto y lo prohibido, entre otros temas, se comentan en este libro, elaborado también como homenaje “al psicoanalista cinéfilo”