Cultura
Ver día anteriorSábado 12 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El tenor participará en la Fiesta mexicana con la OFUNAM en el Auditorio Nacional

Desdeñan disqueras a la canción popular mexicana, dice De la Mora

Factores de carácter comercial impiden revalorar esa tradición y actualizar el repertorio, subraya

Interpretará piezas de María Grever, Agustín Lara y Guty Cárdenas, entre otros compositores

Foto
Fernando de la Mora cantará la noche del 15 de septiembre en el Auditorio Nacional, acompañado de la orquesta universitaria, canciones como Júrame, Granada y Dime que sí, entre otrasFoto Cortesía Dirección de Música UNAM
Ángel Vargas
 
Periódico La Jornada
Sábado 12 de septiembre de 2009, p. 2

Aunque México cuenta con una importante tradición de canciones y cantantes populares de calidad, ése es un ámbito poco valorado y reconocido, e incluso el repertorio no se ha actualizado. Según el tenor Fernando de la Mora, esa situación responde estrictamente a factores de carácter comercial.

Voy a decir algo horrible, pero muy cierto: nadie se preocupa por mostrar hoy a Pedro Vargas a las nuevas generaciones; a Alejandro Algara, al doctor Alfonso Ortiz Tirado, a toda esa cantidad de brillantes tenores que en los años 20, 30, 40 o 50 del siglo pasado conmovieron al país, sostiene.

“Todos estamos esclavizados por la cuestión económica, somos víctimas del dinero. Todas las compañías disqueras se ocuparon solamente de generar capital; en su perspectiva, música que no hace dinero, no sirve.

“El gran problema es que las disqueras sólo han hecho música para vender, preocupándose muy poco por la calidad o preservar el gusto por la buena música. Considero que eso es parte de lo que está sucediendo en general en México, entre otros temas con la falta de seguridad.

Se ha olvidado a los mexicanos exigir a los políticos que defiendan nuestras raíces, todo aquello que pueda ayudar a preservar las buenas maneras y buenas cosas. Entre otros aspectos sería deseable, por ejemplo, que la materia de música regresara a los planes de educación pública en los niveles básicos.

Vía telefónica desde San Antonio, Texas, donde protagonizará este fin de semana el estreno de una nueva producción de la ópera Madama Butterfly, la plática con Fernando de la Mora tiene lugar con motivo de su participación en el concierto que la Orquesta Filarmónica de la UNAM (OFUNAM) efectuará en el Auditorio Nacional, el 15 de septiembre, por las fiestas patrias.

El programa Fiesta mexicana con la OFUNAM está dividido en dos partes. La primera consiste sólo en la actuación de la orquesta universitaria, con obras clásicas del repertorio nacional, escritas, entre otros, por José Pablo Moncayo, Carlos Chávez, Juventino Rosas, Silvestre Revueltas y Arturo Márquez.

En la segunda parte cantará el tenor, quien dará cuenta de un atractivo repertorio de canciones populares mexicanas de autores comoe María Grever, Agustín Lara, Guty Cárdenas y Alfonso Esparza Oteo.

Se trata de canciones con las que integró uno de los discos que más le gustan y que mejor respuesta ha tenido del público, Lo mejor de Fernando de la Mora: amor eterno, aparecido hace un par de años, según comenta.

Entre otros temas, explica, “vienen Júrame, Granada, Dime que sí y Te quiero, dijiste. Es un repertorio para tenor que está en el gusto de la gente, y lo está porque es buena música. Creo que la buena música tiene un sello de garantía que, aunque pasa el tiempo, sigue gustando”.

Este tipo de canciones no resulta ajeno o poco común para Fernando de la Mora. De hecho, sus orígenes artísticos fueron en el terreno popular, de lo cual se dice muy orgulloso, porque, platica, le permitió conocer toda la República Mexicana y muchos estilos antes de ingresar al Conservatorio Nacional de Música.

Me llena de orgullo haber podido aprender otro tipo de música mexicana que tiene mucha calidad y que tiene mucho que ofrecer al público. Yo di el salto del blanquita al blancote, bromea en referencia de su paso del teatro Blanquita al Palacio de Bellas Artes.

No existe diferencia entre interpretar ese tipo de canciones y ópera, luego de que ambos géneros requieren de la misma técnica, aclara.

Son canciones escritas para cantantes de ópera. La única dificultad a la que se enfrente el cantante es poder emocionar, agrega.

“El intérprete puede tener una voz bonita, pero si no transmite, si no dice algo, si no emociona, entonces de nada sirve; es lo mismo que cantar feo.

Lo importante es utilizar la voz y la palabra para emocionar a las personas. En el caso de la canción, el cantante tiene tres o hasta cinco minutos para contar una historia, convencer y emocionar.

Entre sus proyectos, Fernando de la Mora adelanta que ofrecerá una presentación pública en el Zócalo de la ciudad de México a mediados de noviembre, así como un concierto al lado de su colega Ramón Vargas para conmemorar el bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución, a principios de septiembre de 2010, con el cual se reinaugurará asimismo la sala principal del Palacio de Bellas Artes.