Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 18 de octubre de 2009 Num: 763

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Vicente Gandía:
jardín del tiempo

CHRISTIAN BARRAGÁN

Lezama Lima y el otro romanticismo
GUSTAVO OGARRIO

Paradiso
(fragmento del capítulo IX)

JOSÉ LEZAMA LIMA

El hombre al que sólo lo calman los clásicos
CARLOS LÓPEZ

Los collages de
Rosa Velasco

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ

La cara artística de la Luna
NORMA ÁVILA JIMÉNEZ

“La Bamba” alemanista y la primera arpa jarocha
YENDI RAMOS

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Los collages de
Rosa Velasco

Miguel Ángel Muñoz

No pienso en el collage como medio independiente,
limitado, sino, simplemente, como una forma de pintar

Esteban Vicente

El arte llama al arte a través de una cadena de metáforas que dibujan el imaginario de una comunidad humana en el tiempo, su cultura sensible. De este modo se establece lo que entendemos sin mayores premisas como tradición artística. Abstracción y fuga es una imagen del poeta catalán Carlos Barral, y la tomo pues creo que tiene mucho que ver con los collages recientes de Rosa Velasco (México, DF, 1961). Ambos términos son dos viejas nociones estéticas de dimensión abierta y analítica a la par, que pueden señalar a la mirada del espectador contemporáneo un punto de inflexión en la madurez de la artista.

Una reflexión de Georg Simmel, el filósofo berlinés, en una nota sobre el paisaje publicada en 1911 y recogida después en la selección de escritos varios titulada Cultura filosófica. Sugería Simmel: “La impresión estética, producida por lo que se contempla, depende de su forma, pero sin desestimar otro factor que condiciona nuestra respuesta : la magnitud, la intensidad en que se fundamenta la impresión.” La trayectoria artística de Rosa Velasco parece cambiar con la llegada de cada nueva década. En los años ochenta, cuando se dio a conocer, lo hizo con unos tejidos mágicos, llenos de colores y texturas. En los noventa, un proceso de abstracción de esas primeras imágenes las convirtió, mediante delicados y más refinados surcos, en espirales, dianas, en el que la superposición de círculos o franjas curvas crea una suerte de mallas pulsantes o energéticas de colores. Ahora, la nueva década que estamos a punto de inaugurar nos trae unos collages plenamente abstractos. En éstos, su gesto plástico se hace más amplio y el cromatismo más sólido; se trata de collages en los que aparecen superficies de color con bordes indefinidos, en los que los trazos rápidos y la pastocidad de los pigmentos confieren a su técnica una fuerza no contenida, sino llena de libertad.

Los collages de Velasco parecen demostrar que se interesa por nuevas posibilidades estéticas. Son imágenes veladas que sugieren, todavía, un mayor ensimismamiento. Se trata de collages menos dogmáticos porque son más abiertos, estando llenos de movimientos contradictorios y de situaciones ocultas. La mirada del espectador no sigue un curso determinado marcado por fuerzas físicas simétricas, sino que se pierde o se desliza a su capricho entre goteos y desplazamientos acuosos. Los colores mismos se mezclan y se difuminan los contornos. El espacio no crece hacia fuera, sino que ahora sólo lo hace hacia dentro. Velasco –la influencia de Vicente Gandía y Roger Von Gunten es clara en el gusto por el color–, consigue conmovernos más cuando usa el collage en gran formato, una técnica, en principio, más mental y sintética, lo que podría resultar paradójico en una artista, diríamos, “artesanal”, pero que, por el contrario, le sirve para hacer más claro, eficaz y exquisito cada latido de su diálogo creador con la naturaleza. Por ejemplo, Lugar de esmeraldas (2008), es un collage que sorprende por la madurez y serenidad que destila, en contraste con la búsqueda frenética de novedades plásticas y técnicas que caracteriza el trabajo de algunos artistas de su generación .

Eco sagrado (2008) y Descensos (2008), son torbellinos de formas en perpetuo movimiento. Papeles y telas de distintos tamaños, colores y texturas –blancos, coloreados manualmente, de estraza, impresos–, hechos trizas. Montones de hojas secas en acertada fórmula poética. En cierto modo, la artista deforma o borra lo que había sido su iconografía característica, y aquí podríamos ver un ejercicio de renunciamiento. Sin embargo, se trata del resultado de una visión más calmada o más madura de su búsqueda estética. De alguna forma, ya no se sugiere la posibilidad de un mundo interior, sino que se presenta una versión del mismo.

Ahora bien, la articulación de masas cromáticas y fragmentos como Cuento de bosque (2007) o El invierno pasa (2008), que se organizan, en atención a la gama, los diversos tamaños y la disposición del plano, oscilando, variando en torno a ejes virtuales que ellos mismos insinúan, esta articulación es orientación que escapa a las pautas convencionales y se nutre del oficio que ha caracterizado la pintura de Klee y, en algunos casos, a la de Juan Gris, Morandi o Esteban Vicente. Pero la sabiduría de Velasco, su capacidad, consiste precisamente en la afirmación de tal distancia. Nunca nos olvidaremos de que estamos ante “pinturas” y de que el espacio lírico creado por sus recortes y pinceles es un espacio pictórico. Se niega a la sugestión, al igual, en este punto, que Matisse, y no confunde el mundo del tejido con el mundo real, aunque nos invita a contemplarlo desde ese punto y advertir así aquello de lo que carece. Matisse nos representa la belleza del mundo, la sensualidad, vitalidad y viveza del color, el dinamismo de las formas, la danza de una alegría que estaba presente en 1905 y nunca lo abandonó. Velasco nos atrapa en las miradas que son los collages: el gozo poético de su belleza es una ausencia en mi entorno de la que tomo conciencia cuando los contemplo. La ambigüedad de los nuevos collages de Rosa Velasco parece decirnos que lo inmutable habita en el movimiento continuo.