Mundo
Ver día anteriorViernes 9 de abril de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Repudian cientos de personas las querellas de profranquistas

Manifestación de solidaridad con el juez Garzón en Madrid

Bochornoso, que descendientes de asesinos lo acusen: izquierdistas

Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 9 de abril de 2010, p. 21

Madrid, 8 de abril. Al grito de España al revés: corruptos y fascistas juzgan al juez, centenares de personas se concentraron en las inmediaciones de la Audiencia Nacional en respaldo al juez Baltasar Garzón, quien será procesado por el delito de prevaricación tras una querella interpuesta por grupos de extrema derecha y pro franquistas.

En la manifestación también había numerosos representantes de la organizaciones de víctimas de la dictadura del general Francisco Franco (1936-1975) y de familiares de represaliados, que con la imputación a Garzón se sienten también agredidos por una justicia que tildan de antidemocrática.

Garzón será procesado por un delito del que podría ser inhabilitado hasta 20 años, lo que supondría el final de su carrera como juez. Pero, dado que será sentado en el banquillo, se prevé que el próximo 22 de abril, cuando se reúna el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se decida su suspensión temporal, al menos durante el tiempo en que dure el juicio oral.

Garzón se enfrenta a una querella admitida en el Tribunal Supremo y presentada por el grupo de extrema derecha afín al franquismo Falange y el sindicato denominado Manos Limpias por la causa que abrió el magistrado español para investigar los crímenes del franquismo –tal como vienen reclamando desde hace décadas los familiares de los represaliados– y por intentar abrir una vía legal para identificar las fosas comunes diseminadas en el territorio español, en las que se estima hay enterradas más de 30 mil personas, la mayoría combatientes del bando republicano.

Foto
El juez Baltasar Garzón, en imagen de archivo al llegar a la Suprema Corte de Justicia en Madrid. El magistrado enfrenta un proceso que podría inhabilitarlo por 20 años, lo que supondría el fin de su carreraFoto Ap

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, declaró a su vez que respeta absolutamente la decisión del Supremo, confía en el Supremo, y mantiene su criterio de que los hechos no son constitutivo de delito.

Los manifestantes expresaron su indignación y su solidaridad con el juez, al grito de ¡Garzón, estamos aquí! y consignas como investigar los crímenes del franquismo no es delito. Durante la protesta fue bloqueada la céntrica calle Génova, donde no sólo está la Audiencia Nacional, sino también la sede central del derechista Partido Popular (PP), al que también señalan como instigador de la causa contra Garzón porque el juez también fue el responsable de abrir la investigación de la trama Gürtel, en el que queda reflejada la corrupción a gran escala en esta formación política.

También hubo una concentración en Teruel, donde decenas de militantes de izquierda se mostraron perplejos ante la nueva escalada de la justicia conservadora. Resulta bochornoso para los demócratas que los descendientes de los asesinos puedan sentar en el banquillo al juez, dijo el coordinador de Izquierda Unida en Teruel, José María Martínez Marco.

Añadir un comentario