Mundo
Ver día anteriorLunes 25 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Revuelta en Medio Oriente
Marchas en Yemen y Marruecos
Afp, Dpa y Reuters
 
Periódico La Jornada
Lunes 25 de abril de 2011, p. 18

Saná, 24 de abril. Miles de jóvenes siguen movilizándose en la capital yemení, en demanda de que renuncie el presidente Alí Abdulah Saleh y no en un mes, como plantea una propuesta del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), la cual garantiza inmunidad al mandatario, quien lleva 33 años en el poder.

El gobernante aceptó la iniciativa del CCG, apoyada por la Reunión Conjunta de Partidos, la cual prevé la formación de un gobierno de unidad nacional, que Saleh traspase las prerrogativas al vicepresidente y que se acaben las manifestaciones.

El mandatario debería dimitir en 30 días y una elección presidencial tendría lugar 60 días después.

La propuesta también plantea la promulgación de una ley de amnistía, que ofrece a Saleh la garantía de no ser enjuiciado al dejar el poder.

No obstante, en la Plaza del Cambio, en Saná, los manifestantes, que han acampado durante semanas, gritaban: No hay negociación, no hay diálogo. Renuncia o huye.

Abdel Malik Al Yusufi, uno de los dirigentes, expresó el domingo que la iniciativa de la CCG aborda el problema como si fuera una crisis entre dos partidos políticos, y hemos salido a las calles para pedir un cambio global.

Mohamed Kahtan, portavoz de la alianza opositora JMP, dijo que el acuerdo está bien para nosotros, pero primero debería dimitir Saleh y luego podríamos formar un grupo de unidad nacional con un nuevo presidente.

La oposición parlamentaria indicó que aceptaba el plan, excepto el punto que prevé la formación, con la participación de Saleh, de un gobierno de unidad nacional.

Estados Unidos saludó el programa y alentó a las partes a poner rápidamente en marcha la transición política; en tanto, Saleh expresó al canal árabe de la BBC que no entregará el poder a insurrectos.

En Marruecos, miles salieron el domingo a las calles de Casablanca y Rabat a manifestarse pacíficamente en demanda de reformas profundas y de que se ponga fin a las detenciones políticas, en el tercer día de protestas masivas desde el 20 de febrero, cuando se iniciaron las primeras movilizaciones.

Marruecos es una monarquía constitucional, con parlamento electo, pero su Constitución autoriza al rey a disolver la legislatura, imponer el estado de emergencia y ostentar un poder decisivo en los nombramientos, asuntos que están por cambiar, de acuerdo con una carta enviada por correo ordinario a La Jornada por la embajada del reino de Marruecos, en la que da a conocer reformas constitucionales anunciadas el 9 de marzo por el rey Mohammed VI, que limitarán sus poderes, afianzarán derechos humanos y democratizará as- pectos institucionales.