Mundo
Ver día anteriorJueves 7 de julio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Descubren un plantío de mariguana en finca de la familia Pinochet

Rechazan estudiantes y docentes plan de financiamiento educativo de Piñera
Foto
Una pareja de estudiantes chilenos participa en la protesta antigubernamental denominada besatón, ayer en el centro de SantiagoFoto Reuters
Afp, Dpa, Pl y Reuters
 
Periódico La Jornada
Jueves 7 de julio de 2011, p. 32

Santiago, 6 de julio. Estudiantes y docentes chilenos rechazaron hoy el plan de financiamiento educativo anunciado anoche por el presidente conservador Sebastián Piñera y tomaron la sede del partido oficial Renovación Nacional, y al mismo tiempo ratificaron la realización de un nuevo paro contra la privatización de la educación para la próxima semana.

El discurso de Piñera es una gran decepción, declaró la dirigente universitaria Camila Vallejos, y agregó que no hay voluntad de avanzar por parte del gobierno derechista para enfrentar la crisis del modelo educativo en el país. Afirmó que las autoridades lo que quieren es seguir lucrando en las universidades y que eso representa un retroceso.

Tras llamar a una nueva marcha para el 14 de julio, subrayó que para los estudiantes hay demandas intransables y esas son las que no quieren ceder porque ponen en conflicto intereses creados entre las clase política y los grupos económicos. Es decir, la propuesta de Piñera es más de lo mismo, pero con unos pesos más.

Vallejos destacó que el reclamo intransable es estatizar la educación escolar, hoy municipal y privada, además de hacer gratuita la formación universitaria, temas desechados en el discurso del presidente que anunció una inyección de 4 mil millones de dólares para la educación.

Por lo pronto, miles de universitarios salieron este miércoles a las calles en una original protesta denominada besatón, en la que parejas se besaron al continuar las protestas en reclamo de una educación pública, tras un llamado a través de las redes sociales.

La propuesta de Piñera, luego de cientos de protestas y tomas de escuelas desde abril pasado, significa elevar 40 por ciento el actual presupuesto en la materia y comprende un aumento de casi 80 por ciento de las becas y la creación de una superintendencia de la educación que vigile su calidad y financiamiento, según un plan que denominó Gran Acuerdo Nacional para la Educación (Gane).

En ese contexto, la Asamblea Coordinadora de Estudiantes de Secundaria de Chile exigió la renuncia del ministro de Educación, Joaquín Lavín, por representar al sector privado de la educación desde la dictadura de Augusto Pinochet. Asimismo, la asamblea anunció su respaldo al paro de los trabajadores del cobre para la próxima semana en rechazo a la privatización de la estatal cuprífera.

Los trabajadores de Andina, la cuarta mayor mina de cobre de la empresa chilena Codelco, aprobaron este día efectuar un paro de 24 horas para el lunes 11 de julio en protesta contra la restructuración de la minera, al considerar que podría amenazar la propiedad estatal de los enormes yacimientos y provocar masivos despidos.

Operadores de otras minas se han sumado a la medida y el próximo jueves se prevé otras adhesiones a la medida de fuerza.

En tanto, Piñera defendió este miércoles su propuesta Gane porque, dijo, se reducirán las cargas económicas para los estudiantes y sus familias y habrá más becas. Consideró un error la demanda de estatizar la educación para acabar con el lucro, al apuntar que se atenta contra la libertad de enseñanza; dijo que ahora se fiscalizará a empresas prestadoras de servicios y defendió al ministro Lavín.

En otro orden de cosas, se informó este miércoles que la policía chilena descubrió un plantío de mariguana en Los Boldos, la finca de descanso del fallecido dictador Augusto Pinochet, y que se inició una investigación.

A su vez, un juez que investiga la muerte del ex presidente Salvador Allende ordenó un peritaje de dos fusiles rusos AK-47 que se exhiben en un museo, a fin de establecer si alguno de ellos estuvo en su poder durante el golpe de Estado militar que lo derrocó en 1973.

Según la versión oficial, ante el asedio golpista el presidente socialista se quitó entonces la vida con un fusil de ese tipo.