Deportes
Ver día anteriorMartes 10 de enero de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En el gol de Chiapas, un compañero me tapó la visibilidad, explica

Afirma Palacios que merecían mejor suerte ante San Luis
Juan Manuel Vázquez
 
Periódico La Jornada
Martes 10 de enero de 2012, p. a14

Hace 50 años un equipo de jóvenes universitarios logró sobreponerse a las duras patadas de la segunda división y consiguió ascender al máximo circuito. El 9 de enero de 1962, en CU, los Pumas vencieron 5-1 al Cataluña, de Torreón, considerado el peor cuadro de aquella liga en la que los jugadores solían ser rudos y malintencionados. El partido se complicó por la violencia, pero al final el espíritu –al que siguen apelando hoy los auriazules– permitió que subieran de categoría.

Medio siglo después, el club aún siente el orgullo de portar los colores azul y oro en la primera división, admitió ayer el portero Alejandro Palacios. Aunque luego de la derrota en la fecha inicial ante San Luis, con ventaja numérica –tras la expulsión de un hombre de los Gladiadores– y con un gol inesperado del ex puma Jehu Chiapas, parecen no contar con muchos argumentos a los que asirse en este torneo.

Todo el conjunto universitario habló con entusiasmo, aun después de que el sábado no pudo concretar una sola jugada en casi una hora de intentos con un hombre más. El Pikolín consideró que hizo falta suerte para meter la pelota tras los insistentes arribos de la delantera felina, porque para el arquero el equipo se expresó correctamente de la media cancha hacia atrás.

Para su gusto, carecieron de puntería, precisión o coordinación colectiva para anotar. Tras la sesión de acondicionamiento físico que el conjunto auriazul realizó en el bosque de Tlalpan, el guardameta dijo: Merecíamos un poco más de suerte. Creo que Pumas jugó bien, hizo un buen partido, sobre todo en el primer tiempo, y generamos opciones de gol, lamentablemente no anotamos.

Además de la mala fortuna, reconoció la excelente intervención del veterano Óscar Conejo Pérez, porque, dijo, salió en una noche inspirada. Todo eso cuenta, precisó Pikolín, quien recordó el gol que recibió de Jehu Chiapas.

El partido en cero y San Luis con un hombre menos. Pumas dominaba el juego, pero los Gladiadores hicieron una triangulación que tomó por sorpresa a los universitarios, Chiapas anticipó y disparó de media distancia, con tal potencia y tino que Pikolín no pudo evitar el tanto.

En el momento de salir a achicar, un compañero me tapó un poco la visibilidad, explicó. No es pretexto, al final cayó el gol, aceptó.

No les salieron bien las cosas. Hay que sumar el descuido administrativo que impidió alinear a David Cabrera, cuyo carnet no estaba actualizado ante la Federación Mexicana de Futbol. Un asunto ya resuelto, según informó la directiva.

En el transcurso del torneo vamos a tener que estar preparados para lo que pase dentro y fuera de la cancha, concluyó Palacios.