Capital
Ver día anteriorMiércoles 9 de abril de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El director del STC Metro explicó a diputados federales la situación que guarda

En seis meses se reanudará el servicio en la línea 12: Ortega

Dependerá del estudio de la empresa TSO, dice

Probable, que el consorcio se desentienda

Foto
Joel Ortega Cuevas, director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, y Laura Barrera Fortoul, presidenta de la Comisión del Distrito Federal de la Cámara de Diputados, durante la reunión de trabajo en la que el funcionario dio pormenores de la situación que enfrenta la llamada línea doradaFoto Cristina Rodríguez
Enrique Méndez y Roberto Garduño
 
Periódico La Jornada
Miércoles 9 de abril de 2014, p. 39

La reanudación del servicio en la línea 12 del Metro podrá ocurrir en seis meses y dependerá del estudio y la supervisión que elabore la empresa francesa TSO (Triacaud Societè Organizè) en torno al equipo y estructura disponible y los parámetros de seguridad para los usuarios, dio a conocer el director del Sistema de Transporte Colectivo (SCT), Joel Ortega Cuevas.

En una reunión con integrantes de la Comisión del Distrito Federal de la Cámara de Diputados, el funcionario reiteró que antes de la inauguración de la línea dorada la dirección del STC notificó al Proyecto Metro Distrito Federal (PMDF) que la línea se encontraba fuera de los estándares de seguridad en materia de los movimientos horizontales y verticales de los trenes, lo que generó un fenómeno de bamboleo.

El encuentro estuvo matizado por el cúmulo de información proporcionada por Ortega Cuevas a los diputados, las preguntas reiteradas de legisladores de PRI y PAN en torno al costo total de la obra y la posibilidad de aplicar medidas y castigos penales contra los responsables, así como la inesperada solicitud de la perredista Yesenia Nolasco –quien debe su estancia en el Congreso federal a Marcelo Ebrard– de que el funcionario se separe del cargo con el objetivo de abrir una investigación correcta y adecuada en torno a los trabajos de construcción y contratación de éstos por la administración pasada.

La asistencia de Ortega al Palcio Legislativo de San Lázaro obedeció a una invitación que la presidenta de la Comisión del Distrito Federal, Laura Barrera, le formuló para que explicara las circunstancias del cierre parcial de la línea 12 del Metro y la investigación en torno a ese suceso.

La expectativa que se había despertado por las críticas de los diputados panistas Jorge Francisco Sotomayor y Fernando Rodríguez Doval en torno a lo que ellos consideran manejos irregulares en el proceso de construcción, contratación y mantenimiento se diluyó en preguntas puntuales de ambos legisladores, y en una actitud políticamente correcta de los priístas, quienes insistieron en conocer el total de recursos que se erogaron en la construcción de la línea 12, y la posibilidad de aplicar la ley a los responsables de la obra.

Sólo el exabrupto de José Ángel Dávila (secretario de Gobierno con Marcelo Ebrard), quien se levantó y llevó una tarjeta electrónica de transporte colectivo al priísta Isidro Morales para que por vez primera utilizara el Metro, generó molestia y desaprobación de los asistentes e incomodidad a Ortega, mientras Dávila regresaba a su lugar con una sonrisa socarrona.

En ese escenario, el director del Metro dijo que la suspensión del servicio afecta a 435 mil personas todos los días, y se comprometió a defender la idea de que el consorcio constructor, formado por las empresas ICA, Carso y Alstom, así como la española CAF, que arrienda los trenes, cumplan con sus obligaciones. No obstante, advirtió, “se está ante la probabilidad de que el consorcio determine que no quiera reparar la línea.

Pero como servidores públicos tenemos que apostar a que sí reparen la línea, es nuestra primera intención. Todos cumplieron con las especificaciones, pero en los hechos el tren y la vía se despedazan mutuamente, y hay que hacer una revisión técnico-científica detallada para definir qué pasa entre esos metales cuando ruedan, y lo cerrado de las curvas de 300 metros.

Adujo que el problema no se solucionará si no se resuelve la fricción entre la rueda y el riel, por lo que la rehabilitación de la línea se logrará mediante una revisión exhaustiva.

Definió la suspensión del servicio como un imponderable, por lo que en un mes se ha centrado la discusión con el consorcio, al que se informó de las fallas antes de tomar la decisión de cerrar parcialmente la línea, y no, como los empresarios alegan, que en ningún momento recibieron notificación alguna.

Silvano Aureoles, coordinador del grupo parlamentario del PRD, desmarcó a su partido de la solicitud de Yesenia Nolasco. La calificó de postura personal que no fue consensuada con todos los diputados del PRD.

El encuentro se extendió por dos horas y al finalizar Joel Ortega se comprometió a llevar a los diputados federales –en su mayoría neófitos en la materia– a conocer los daños estructurales y de tendido de las vías en la zona elevada de la línea 12.