Economía
Ver día anteriorViernes 11 de abril de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El director del instituto representó a la trasnacional en cuatro procesos, denuncia abogado

Acusan al IMPI de incurrir en conflicto de intereses en juicio de iFone contra Apple
Foto
El abogado Eduardo Gallástegui, en entrevista con La Jornada acerca del caso de la empresa mexicana iFoneFoto Yazmín Ortega Cortés
Miriam Posada García
 
Periódico La Jornada
Viernes 11 de abril de 2014, p. 27

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) podría estar incurriendo en conflicto de interés al retrasar la declaratoria de violación de marca que la empresa mexicana iFone exigió en contra del gigante Apple, debido a que el director del IMPI, Miguel Ángel Margain, fue el abogado que defendió a Apple en cuatro juicios en contra del fallo del instituto a favor de la empresa mexicana, señaló el abogado Eduardo Gallástegui.

El IMPI debió resolver el 7 de marzo si Apple violó o no la marca iFone, al comercializar servicios de telecomunicaciones bajo la marca iPhone acción, que está reservada para la empresa mexicana. Sin embargo, en lugar de manifestarse recibió pruebas supervenientes de Apple y con eso se podría alargar el caso, por lo que la defensa no descarta promover la instalación de un panel en el contexto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El director general adjunto de Propiedad Industrial del instituto, Alfredo Rendón, rechazó que haya conflicto de interés en este caso, porque aunque éste no es un órgano colegiado, por ley Margain tuvo que excusarse de conocer del caso. Puntualizó que la petición de iFone para que esta autoridad declare que Apple violó su marca no se está retrasando, sino que sigue el curso de cualquier proceso y tendrá que resolverse en cuestión de semanas.

Que nos dejen resolver y entonces sí que nos juzguen.

El funcionario argumentó que no se puede hablar mucho del caso debido a que está en curso, y precisó que aunque haya una serie de resoluciones previas a favor de iFone es necesario seguir el procedimiento legal, aceptar las pruebas supervenientes que tengan peso y analizarlas.

Aclaró que el tiempo que se lleva una investigación como está no tiene que ver con el tamaño de las empresas o su nacionalidad sino con la complejidad del caso, y explicó que él no tiene al cargo el asunto, pero sí está en su área, y aseguró que el director del IMPI no tiene información del asunto.

Miguel Angel Margain fue responsable de la defensa de Apple mientras fue abogado en el despacho Arochi, Marroquín & Lindner especializado en asuntos de propiedad intelectual. Sin embargo, explicó Alfredo Rendón, la ley tiene previstos los casos de impedimento para conocer del asunto, en este caso no es conflicto de interés sino el antecedente de práctica profesional, por lo que el director presentó su excusa ante la junta del instituto y no puede conocer del asunto. Consideró válido que la defensa de iFone tenga dudas, por lo que puede recurrir a las instancias correspondientes.

Eduardo Gallástegui, del despacho Gallástegui y Lozano, explicó que en que en 2007 Apple se se presentó ante el IMPI para solicitar el registro de la marca de su teléfono iPhone en la clase 9 y el registro en la clase 38 para dar el servicio de telecomunicaciones, pero le fue negado porque ya estaba registrada iFone una empresa mexicana que desde 2002 se dedica a dar servicios de telecomunicaciones a centros de contacto.

Ante la negativa del IMPI, Apple solicitó a esta instancia la cancelación del registro de iFone con el argumento de que no había usado la marca, pero la empresa mexicana demostró con amplitud lo contrario y el fallo una vez más fue contra el gigante, explicó el abogado.

La reacción de Apple fue acudir al Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa para solicitar que se anulara la resolución del IMPI pero tres magistradas fallaron en contra de la empresa que luego acudió al 18 Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Administrativa con el mismo resultado, y aún así recurrió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación donde su caso fue rechazado porque el asunto en cuestión es de legalidad y no de constitucionalidad.

Con estos resultados, detalló Gallástegui, en 2012 iFone acudió al IMPI a solicitar que se declarara la violación de su marca pero no sólo por parte de Apple sino también de Movistar, Iusacell y Telcel, empresas que pueden comercializar el teléfono pero no la venta de servicios de telecomunicaciones a través de los planes iPhone, porque eso sólo lo puede hacer iFone. Las tres empresas pueden ser responsables pero no culpables y exigirle a Apple que las saque en paz y a salvo de cualquier indemnización que reclame iFone, sobre todo si no les informó que no podrían comercializar servicios de telecomunicaciones bajo esa marca.

Gallástegui dijo que en este momento la preocupación de la empresa es la dilación en el pronunciamiento del IMPI y el conflicto de interés que se percibe.