Economía
Ver día anteriorDomingo 22 de abril de 2018Ediciones anteriores
Inicio Editorial El Correo Ilustrado Opinión Política Economía Mundo Estados
Capital Sociedad y Justicia Cultura Espectáculos Deportes Fotografía Cartones
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El proyecto costaría entre 78.2 mil y 216 mil millones de pesos, según un estudio

Impuesto negativo al ingreso erradicaría la pobreza extrema en México: Cepal

El monto máximo representa la evasión del impuesto sobre la renta que hacen las empresas

Foto
La economía global enfrenta riesgos significativos a largo plazo a pesar de las fuertes perspectivas de crecimiento a corto plazo, advirtió este sábado el Comité Monetario y Financiero Internacional, formado por ministros de 24 países y que es el principal órgano asesor del FMI. El aumento de las vulnerabilidades financieras, del comercio y de las tensiones geopolíticas, y la deuda históricamente alta a nivel internacional amenazan las perspectivas de crecimiento mundial, señalóFoto Ap
Juan Carlos Miranda
 
Periódico La Jornada
Domingo 22 de abril de 2018, p. 19

Erradicar la pobreza extrema en México costaría entre 78.2 mil y 216 mil millones de pesos, una cantidad que equivale a la tercera parte de lo que genera la recaudación del impuesto al valor agregado (IVA) o la evasión del impuesto sobre la renta (ISR) que hacen las empresas en el país, señala un estudio de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (Cepal).

Éste plantea que el instaurar un pago a los mexicanos más pobres para que su ingreso supere la línea mínima de bienestar reconocida por el propio gobierno, permitiría que 11.4 millones de personas en el país salieran de esa condición.

El mecanismo para realizar el pago a los ciudadanos sería un impuesto negativo sobre la renta de las personas (INR), cuya idea central es que el Estado cubra la diferencia entre un nivel de ingreso considerado deseable y el ingreso del derechohabiente.

El organismo internacional explicó que sería mediante dicho mecanismo, y no con base en una evaluación burocrática, que México podría combatir la iniquidad económica, definida la palabra iniquidad por el diccionario de la Real Academia Española como injusticia grande.

Esta investigación está inspirada por la convicción de que la igualdad en sí misma no posee importancia moral particular (Frankfurt, 1988), pero que la erradicación de la pobreza extrema es una de las tareas más urgentes en México, sostiene el estudio.

De acuerdo con el análisis Costo fiscal de erradicar la pobreza extrema en México introduciendo un impuesto negativo al ingreso, elaborado por el investigador José Alberro, sólo tendrían derecho a esta transferencia los ciudadanos mexicanos mayores de 18 años que declararan sus ingresos ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Para dimensionar el costo de entre 78.2 y 216 mil millones de pesos (según diversos ejercicios de cálculo) que tendría para el país aplicar la propuesta, la Cepal refirió que en el peor de los casos (que costara 216 mil millones de pesos) representaría 1.25 por ciento del PIB, cifra similar a la que representa la evasión del ISR por parte de empresas (estimada entre 1 y 1.3 por ciento del PIB), y la evasión del ISR de personas físicas (entre 1.1 y 1.4 por ciento del PIB).

Recordó que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2014 incluyó 111.2 mil millones de pesos para el ramo 20 de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y que la recaudación del IVA fue 667 mil 85 millones de pesos.

El estudio de la Cepal recuerda que una persona en situación de pobreza extrema es la que tiene un ingreso inferior al valor de la línea de bienestar mínimo y además tiene tres o más carencias sociales.

De acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en 2014 la línea mínima de bienestar en el medio urbano era de mil 242.6 pesos mensuales y de 868.2 pesos en el medio rural.

En el mismo año había 11.4 millones de personas en pobreza extrema en el país.

El estudio refiere que la población destino sería de 21.6 millones de personas, pues de los 83.5 millones de mexicanos que había en el país en 2017 según el Consejo Nacional de Población (Conapo) sólo 61.9 millones estaban inscritos en el Servicio de Administración Tributaria (SAT). El resto, 21.6, tendría que registrarse ante el SAT para poder ser beneficiario.