Mundo
Ver día anteriorMiércoles 28 de octubre de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Jefe de policía local pide la intervención de la autoridad federal

Investigan el arresto de una estudiante afroestadunidense en Carolina del Sur
Foto
En imágenes tomadas de un video, el momento en que un oficial somete a una estudiante afroestadunidense en la secundaria Spring Valley, en Carolina del Sur, luego de que autoridades del plantel solicitaron la presencia policiaca porque la joven se negaba a salir del salón en castigo por utilizar su teléfono celular durante la clase de matemáticasFoto Ap
Ap
 
Periódico La Jornada
Miércoles 28 de octubre de 2015, p. 28

Columbia.

Autoridades federales anunciaron este martes que investigarán si el arresto de una estudiante afroestadunidense de secundaria en Carolina del Sur que se negó a salir de su clase de matemáticas violó las leyes federales que protegen los derechos civiles.

En imágenes videograbadas y que se hicieron virales en Internet, se puede ver cómo un agente blanco la toma del cuello y la lleva a rastras por el aula.

Un estudiante dijo que todo comenzó cuando la joven sacó su celular y se negó a obedecer al profesor de matemáticas, quien le pidió que le entregara el aparato. Otras versiones, como la publicada por el diario The Washington Post, dicen que el maestro le pidió salier de la clase por no participar.

Como la estudiante se negó a salir, el profesor recurrió a las autoridades de la secundaria Spring Valley, quienes solicitaron a la joven abandonar el salón, pero al no obtener respuesta pidieron la presencia de un agente policial.

En el video filmado por varios estudiantes se observa al oficial Ben Fields pidiendo a la joven levantarse del pupitre. La chica permanece sentada, por lo que el agente le rodea el cuello con el brazo y derriba el pupitre hasta que ella cae al suelo. Entonces, el policía arrastra a la muchacha un par de metros por el piso hacia el frente del salón, donde Fields le ordena que coloque las manos en la espalda, para luego esposarla.

Niya Kenny, otra estudiante que objetó el trato que recibió su compañera, también fue arrestada y ambas fueron acusadas de perturbar la clase y fueron entregadas a sus padres.

El jefe de policía del condado de Richland, Leon Lott, solicitó la intervención federal y dio licencia al agente Fields después del incidente. Es muy preocupante lo que ocurrió hoy; es algo con lo que tengo que lidiar, indicó.

El agente Fields ha sido acusado de uso excesivo de la fuerza y prejuicio racial en el pasado.

El presidente Barack Obama expresó su preocupación por que las denuncias contra la policía y su sesgo racista fueron ignoradas mucho tiempo, pero reconoció los esfuerzos de la institución por mejorar su conducta, y dijo que los agentes han sido el chivo expiatorio de los fracasos de la sociedad y del sistema de justicia criminal.