Cultura
Ver día anteriorLunes 19 de junio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Dirige Mario Galizzi, con música en vivo bajo la batuta de Srba Dinic

Cautiva la CND en el estreno de Manon, en Bellas Artes

Es una obra muy difícil, porque requiere de los bailarines un estado técnico, actoral y emocional, subrayó el director escénico

Foto
Aún quedan cuatro funciones de la coreografía original de Kenneth MacMillanFoto María Luisa Severiano
Fabiola Palapa Quijas
 
Periódico La Jornada
Lunes 19 de junio de 2017, p. 7

La Compañía Nacional de Danza estrenó este sábado en la sala principal del Palacio de Bellas Artes la obra del coreógrafo Kenneth MacMillan, Manon, cuya historia de amor, prostitución, huidas e infidelidades presenta a personajes verosímiles para el público.

El ballet clásico de MacMillan, que ha sido interpretado en diversos escenarios del mundo por grandes compañías, tiene como protagonista a la joven Manon, quien está destinada al convento, pero se ve deslumbrada por los lujos de la alta sociedad. Incapaz de distinguir entre el verdadero afecto y la adulación, se enamora no de uno sino de dos hombres: el señor GM y Des Grieux.

La agrupación dirigida por Mario Galizzi estuvo acompañada por la música en vivo de la Orquesta de Teatro de Bellas Artes, bajo la batuta de Srba Dinic, quien interpretó la música de Jules Massenet. Cada escena y movimiento de los bailarines cautivó a los asistentes al máximo recinto cultural.

Deslumbradas no sólo por la música de Massenet, sino también por el vestuario y la escenografía que los transportó a posadas, burdeles y palacios de París y Nueva Orleans, el público ovacionó las intervenciones de los bailarines principales.

Entre las escenas que disfrutó el espectador figuran el momento en que la bella Manon y Des Grieux se quedan solos y él le declara su amor, así como cuando están en una habitación y ella lo besa con pasión, aunque después, por un abrigo y unas joyas, lo abandona para irse con el señor GM.

Basada en la novela del siglo XVIII L’Histoire su chevalier Des Grieux et Manon Lescaut, del francés Prévost, Manon es la historia de una mujer que encontró el amor, pero su perdición fuesu ambición de lujo.

En entrevista con La Jornada, Mario Galizzi compartió que Kenneth MacMillan y John Granko son los grandes coreógrafos del siglo pasado, y que no han sido superados todavía.

“MacMillan es un coreógrafo que se ha caracterizado por hacer un cambio en las puestas de ballet clásico, porque sigue siendo clásico, no es de danza contemporánea, pero, efectivamente, hay una modernización de todo el lenguaje, sobre todo porque se ha especializado en obras de argumentos como Mayerling (1978), obra fantástica sobre el archiduque de Habsburgo, supuestamente asesinado; Anastasia, que trata sobre la hija menor del zar de Rusia; Romeo y Julieta, de la cual hizo una versión fantástica.

Todas las obras argumentales que MacMillan ha montado lo colocan junto con John Granko como uno de los grandes coreógrafos del siglo pasado.

La interpretación de la Compañía Nacional de Danza, contó con la supervisión personal de los coreógrafos repositores que vinieron ex profeso a México desde Inglaterra: Karl Burnett y Patricia Ruanne.

Burnett ha sido bailarín, asistente coreográfico y maestro de ballet en la Deutsche Oper Berlín. Ha trabajado como profesor invitado y repositor en el Royal Swedish Ballet, el Ballet Gulbenkian, el Nederlands Dans Theater, el Teatro de la Scala de Milán y el Béjart Ballet Lausanne.

Mientras Patricia Ruanne ha sido bailarina principal de la Royal Ballet Company y del English National Ballet, e interpretó a Julieta en la aclamada producción Romeo y Julieta, de Rudolf Nureyev.

Manon de Kenneth MacMillan, expresó Galizzi, “es una obra difícil, porque se trata del argumento de una puesta muy fuerte, que requiere de los bailarines no solamente un estado técnico, sino también actoral y emocional para traducir todo el argumento de la obra.

No son sólo pasos de ballet, hay escenas de amor y de violencia; ese es el desafío de una obra de esta envergadura y ese es uno de los retos principales. Hace mucho tiempo que la compañía no hace este tipo de ballet, además son coreografías que hacen las grandes compañías, las más famosas.

El director de la CND puntualizó que Manon es una obra de tres actos en la que participan la Orquesta del Teatro de Bellas Artes y alumnos de la Academia de la Danza Mexicana. La música de Jules Massenet es fantástica, está orquestada precisamente para esta obra, así que tiene muchos elementos muy importantes y de mucha categoría.

Galizzi añadió que el montaje de Manon en México contó con la aprobación de la Fundación MacMillan, que generalmente observa si la compañía está en condiciones de representarla técnica y emocionalmente, ya que es una producción compleja.

Manon, con la CND, se presenta el sábado 24 a las 13:30 horas y el domingo 25 de junio a las 17 horas, y el martes 20 y jueves 22 a las 20 horas en la sala principal del Palacio de Bellas Artes.