Ciencias
Ver día anteriorMiércoles 11 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Irving Calderón, de San Mateo Atenco, obtuvo el tercer lugar en olimpiada internacional

Prejuicio, que las matemáticas sean difíciles; sólo hay que razonar

En Kazajstán, entre 500 concursantes de 96 países, el estudiante de la Facultad de Ciencias de la UNAM resolvió dos exámenes de 4 horas y media cada uno, de álgebra y geometría

Foto
Irving Calderón, de 18 años
Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de agosto de 2010, p. 2

A la hora de elegir carrera en la universidad, más de una persona se guió por un criterio inapelable: huir de las matemáticas como de la peste. Todo lo contrario pasó con Irving Calderón, por una razón muy sencilla: los números dan un camino lógico que se puede corregir volviendo atrás, lo que nunca sucede con la vida.

Irving, estudiante de 18 años originario de la comunidad mexiquense de San Mateo Atenco, ganó la medalla de bronce en la más reciente Olimpiada Internacional de Matemáticas, que se llevó a cabo hace unos días en Kazajstán, luego de competir contra más de 500 concursantes de 96 países.

Aunque está contento por su participación, no deja de recordar que estuvo a un solo punto de quedarse con la medalla de plata, que se llevó el también mexicano Daniel Perales, originario del estado de Morelos.

Para obtener el tercer lugar, el joven debió resolver dos exámenes en cuatro horas y media cada uno, integrados por tres problemas de álgebra, geometría y ecuaciones funcionales.

Las matemáticas me gustan desde que me acuerdo, desde que iba en la primaria. Ahí empezaron a llamarme la atención, y tomé un curso en el que me gustaron más, porque es una materia en la que no se trata de memorizar muchos datos, sino de razonar e ir deduciéndolo todo, explicó en entrevista telefónica con La Jornada.

Lo bueno de los números, dijo, es que al hablar su lenguaje todo va encadenado, y si te pierdes en alguna parte del camino, tiene una lógica y puedes regresar al punto anterior. Hay un prejuicio muy fuerte de que las matemáticas son difíciles, pero es sólo una idea falsa que tiene la sociedad.

El camino de Irving empezó en las olimpiadas del estado de México, en las que quedó entre los seis primeros lugares, lo que le dio derecho a asistir después a las eliminatorias nacionales.

Luego de ganar también un sitio, recibió entrenamiento de los maestros que organizan el concurso en México, con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Para mí significó un logro importante, porque fui subí poco a poco y al final me fue muy bien, todo valió la pena.

Estar en Kazajstán, al otro lado del mundo, fue una experiencia padre. Eran muchos competidores, que hablaban idiomas distintos, y aprendes mucho de estar con tantas personas diferentes, recordó.

Lo bueno de los números

Calderón –no podía ser de otra forma– acaba de entrar a la licenciatura en matemáticas en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, aunque todavía no sabe en qué se va a especializar. Lo bueno de los números es que puedo elegir varios campos, señaló.

El país que ganó la Olimpiada Internacional de Matemáticas este año fue China, al llevarse las seis medallas de oro por las que compitió, y dejó en segundo lugar a Rusia y a Estados Unidos en tercero. México se ubicó en el sitio 33 (de un total de 97), lo cual de todas formas representó un avance, ya que en 2009 quedó en el lugar 50.

Además de los premios de Daniel Perales e Irving Calderón, México obtuvo otras tres medallas de bronce, de Diego Roque, Flavio Hernández y José Luis Miranda, además de una mención honorífica para Manuel Dosal.

En el país sí hay personas que pueden hacer un gran papel; lo que se necesita es que estén comprometidas y que tengan apoyo económico de las autoridades, porque así podrían concentrarse nada más en competir, afirmó Irving.

La gente del comité nacional que nos ayudó a entrenar dedica gran parte de su tiempo a esto y no recibe ningún sueldo. Eso debería atenderse mejor.