Política
Ver día anteriorMiércoles 9 de abril de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La autoridad federal investiga a 40 personas, entre ellas varios alcaldes

Se reactiva la búsqueda de Julio César Godoy, acusado de lavado de dinero

Las pesquisas incluyen a funcionarios del gobierno de Michoacán, empresarios y comerciantes

Gustavo Castillo García
 
Periódico La Jornada
Miércoles 9 de abril de 2014, p. 11

Las investigaciones recientes contra integrantes del cártel de Los caballeros templarios reactivaron la búsqueda de Julio César Godoy Toscano, hermano del ex gobernador de Michoacán Leonel Godoy, e incluso existe una orden de aprehensión en su contra por ser presunto responsable de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, indicaron colaboradores del procurador general de la República, Jesús Murillo Karam.

Las fuentes consultadas refirieron que las indagatorias abarcan a más de 40 personas, entre las cuales hay alcaldes, servidores públicos del gobierno estatal y ciudadanos con actividades empresariales o comerciales.

Las aprehensiones de Manuel Gutiérrez Mesinas o Samuel Díaz Benítez, El Mani (quien aportó información para ubicar a Enrique Kike Plancarte), y del ex secretario general de Gobierno de Michoacán Jesús Reyna García permitieron detectar, mediante documentos y equipos de telefonía, datos de personas que manejaban recursos financieros de líderes de Los caballeros templarios, entre ellos Enrique Plancarte Solís, quien fue abatido por efectivos de la Secretaría de Marina hace unos días en el municipio de Colón, estado de Querétaro, indicaron las autoridades consultadas.

Asimismo, señalaron que las autoridades han puesto atención especial en la ubicación y participación que aún tiene en ese grupo criminal Julio César Godoy Toscano, quien está prófugo desde que logró burlar a las autoridades utilizando el fuero que tenía como legislador al ser electo diputado federal en los comicios de julio de 2009; antes fue alcalde del municipio de Lázaro Cárdenas, Michoacán, de 2002 a 2004, y esa zona se convirtió en uno de los principales centros de operaciones tanto del grupo criminal La familia michoacana como de Los caballeros templarios, tras una escisión en la primera organización.