Política
Ver día anteriorLunes 2 de octubre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
El desafío catalán
Líderes del mundo condenan la violencia
Foto
Cientos de catalanes esperan la apertura de las casillas para emitir su votoFoto Afp
Afp y Notimex
 
Periódico La Jornada
Lunes 2 de octubre de 2017, p. 10

Edimburgo.

Líderes europeos condenaron la violencia de las fuerzas de seguridad del gobierno español frente a la consulta independentista de Cataluña.

La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, afirmó: más allá de las opiniones sobre la independencia, todos deberíamos condenar las escenas que han tenido lugar allí y pedir a España que cambie el rumbo antes de que alguien salga gravemente herido. Dejen a la gente votar pacíficamente, tuiteó la líder escocesa.

El referendo independentista de Cataluña dio lugar a una serie de manifestaciones en Escocia, la más reciente, este domingo, cuando unas 500 personas salieron a las calles de Edimburgo.

La consulta de autodeterminación catalana cuenta con un amplio apoyo en Escocia, donde en septiembre de 2014 se celebró un plebiscito sobre la independencia de esa región del Reino Unido, en el que 55 por ciento de los electores votó en favor de la permanencia de Escocia en Gran Bretaña.

Soy andaluza de origen y parte de mi familia es catalana. Lo que pasa es muy triste. Confieso que no entiendo que Cataluña quiera separarse de España. Me cuesta en el plano afectivo y en el racional. Quizá se puedan aportar cambios a la relación entre el poder central madrileño, algo que no siempre es un acierto, y Cataluña, pero ese deseo de independencia me parece muy peligroso para España e incluso para Europa. Estoy preocupada. Espero que España logre encontrar un camino con Cataluña, opinó la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

¡La violencia nunca puede ser la respuesta! Condenamos cualquier forma de violencia y reafirmamos nuestro llamamiento al diálogo político, declaró el primer ministro belga, Charles Michel.

La violencia policial contra los ciudadanos en Cataluña es estremecedora. El gobierno español debe actuar para parar esto ahora, tuiteó el líder del partido laborista británico, Jeremy Corbyn. Insto a (la primera ministra británica) Theresa May a pedir directamente a Rajoy que termine con la violencia en Cataluña y que encuentre una solución política a esta crisis institucional, añadió.

Jean-Luc Melenchon, líder del partido de izquierda radical francés Francia Insumisa, señaló que El Estado español pierde su sangre fría. La nación no puede ser una camisa de fuerza.

También se pronunciaron contra la violencia el primer ministro esloveno, Miro Cesar; el presidente de la región belga de Flandes, Geert Bugeois y líderes de la Eurocámara.

En Venezuela, el presidente Nicolás Maduro expresó: “Apareció la represión, brutal, brutal, de verdad brutal, porque si un pueblo está en paz y tranquilo, déjalo en paz.

¿Quién es dictador? ¿Nicolás Maduro o Rajoy, que ha optado por la sangre, el garrote y el porrazo contra un pueblo noble?, se preguntó, según reportó VTV, la televisora estatal.

Rajoy tiene que responder al mundo por lo que ha hecho con el pueblo catalán, agregó el mandatario venezolano, quien comparó los hechos con la época de la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), y llamó a la Unión Europea (UE) a rechazar los sucesos en Cataluña. Debería sacar un comunicado, llamándole la atención y repudiando al gobierno de España, dijo.

En el mismo sentido se pronunció el fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien pidió al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, suspender a España de la UE por violar las libertades civiles y por su respuesta policial durante el referendo catalán.

Estimado Juncker, ¿es esto respeto a la dignidad humana, la libertad y la democracia?, tuiteó Assange, quien acompañó su mensaje con un video en que se observa a agentes de la Policía Nacional golpeando a los votantes. En otro tuit, añadió que Es difícil imaginar a Rajoy sobreviviendo las imágenes de sus tácticas en Barcelona hoy: España está a las puertas de un autoritarismo populista.