Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 24 de mayo de 2009 Num: 742

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Tres cuentos
TOMÁS URIARTE

A mitad de siglo
ARISTÓTELES NOKOLAÍDIS

Epicteto: hacia una espiritualidad alternativa
AUGUSTO ISLA

Efraín Huerta, poeta feroz
RICARDO VENEGAS

El tiempo suspendido de Rulfo
MARÍA ELENA RIVERA entrevista con ROBERTO GARCÍA BONILLA

La voz entera de Benedetti
RICARDO BADA

Mucho más que un verso
LUIS TOVAR

El mismo Benedetti
CARLOS FAZIO

Oaxaca, ¿tierra de linces?
YENDI RAMOS

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGÜELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
alarreo@yahoo.com

Treinta y cinco años sin Duke Ellington

Edward Kennedy Ellington, icono del jazz estadunidense nacido en Washington hace exactamente once décadas, cumple hoy domingo 24 de mayo treinta y cinco años de haber muerto en Nueva York. Pretexto inicial para esta columna, su recuerdo tendrá que esperar debido al epílogo que a continuación compartimos, pertinente según creemos por su contenido y triste coyuntura.

EPÍLOGO CUBANO

Es casi un hecho que por los infortunios diplomáticos y sanitarios que hoy se viven entre Cuba y México, quien esto firma se vea obligado a posponer un par de conciertos en la Ciudad de La Habana , programados para el próximo verano. Mientras las cosas se arreglan –lo que es inevitable porque se trata de pueblos hermanos–, deseamos llamar la atención sobre algo asombroso de lo que apenas nos hemos enterado: ligado al Ministerio de Cultura a través del Instituto de la Música , en la isla hay una Agencia Cubana del Rock, organización que lleva poco tiempo invitando a bandas extranjeras para presentarse en foros como viejos cines y locales reformados. Es a esta organización de grandes melómanos a la que debemos nuestra invitación, un intento más de ampliar el panorama sónico de una tierra donde las mejores orquestas latinas han dejado paso a los peores conjuntos de salsa y reggaeton, reprimiendo el desarrollo de géneros alternos como, precisamente, el rock.

Aprovechando entonces el enrarecimiento de la relación entre nuestros gobiernos, permítasenos compartir hoy algunas de las esclarecedoras líneas que, a manera de invitación, nos extendió dicha agencia. Sin duda resultarán interesantes al lector que alguna vez se ha preguntado qué clase rock suena en la tierra del Buena Vista Social Club, si es que acaso hay rock que suene.

“En Cuba, por increíble que parezca, se escucha y se hace música rock hace más de cincuenta años –nos explica uno de sus representantes–. Como consecuencia del diferendo político con Estados Unidos, la situación del género, de sus cultores y seguidores ha sido muy difícil, pero esta situación ha comenzado a ser revertida gradualmente y hoy en la Isla existe una escena rock en desarrollo. En casi todas las provincias del país existen agrupaciones ya establecidas o en formación. El público potencial es profundamente conocedor y se mantiene informado sobre todo lo que acontece en materia de rock, dentro y fuera del país.”

En el mismo sentido, no extraña que las pocas visitas de músicos anglosajones hayan sido parteaguas entre los roqueros cubanos: “El concierto de Audioslave en mayo de 2005, cuyo récord de asistencia rompió todos los pronósticos, es un ejemplo –explican– pues el público seguidor del género en Cuba es mucho mayor en número de lo que se cree.”

A propósito de la difusión en medios impresos y electrónicos, se nos dice: “Debemos aclarar que dicho público apenas ha contado con programas radiales o televisivos que se especialicen en divulgar y actualizar sobre música rock. Existe un movimiento de fanzines que se mantiene por la gestión de sus editores. La Agencia está próxima a editar su revista.”

Por otro lado, la invitación también revela otras condiciones interesantes del país vecino, donde “no existe una industria comercial del entretenimiento tal y como se concibe en otros países del hemisferio occidental”. Es así que, si por un lado Cuba se ha visto asediada por estrategias de aislamiento, también es de imaginarse que algunos funcionarios internos hayan carecido de conocimiento y de una visión que impulsara la evolución de otras músicas. “Como es lógico –escriben– espacios comerciales limitados generan ganancias limitadas. Esto trae como consecuencia la contracción de las modalidades de financiamiento.”

Finalmente se nos explica: “ La Agencia Cubana de Rock no puede asumir los gastos en divisa de curso internacional para el pago del viaje, estancia y actuación de agrupaciones internacionales del género. La visita de su agrupación a nuestro país tendría que efectuarse con un carácter promocional, no comercial y autofinanciada.” Y lo mejor de todo queda como despedida; unas líneas que esperamos sean augurio para que nosotros y otros muchos mexicanos podamos volver a pisar la Isla , y para que nuestros queridos y rítmicos hermanos aumenten su influencia en México: “Entre todos, ustedes y nosotros, podemos lograr algo mucho más trascendente: que las puertas de Cuba se abran para el intercambio de experiencias entre la escena rock internacional, a la cual ustedes prestigian, y la escena rock cubana. Esto es: que no se pierdan la experiencia de la fuerza telúrica de un concierto de rock en este país.” Ojalá…