Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 26 de julio de 2009 Num: 751

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

El lenguaje erótico y lo humano
JUAN MANUEL GARCÍA

La igualdad de los muertos
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ entrevista con JUAN GOYTISOLO

Ricardo Garibay: cómo se escribe la vida
RICARDO VENEGAS

Buscar la aventura
J. M. G LE CLÉZIO

50 aniversario del movimiento ferrocarrilero
AGUSTÍN ESCOBAR LEDESMA

Haruki Murakami: el adolescente que fuimos
JORGE GUDIÑO

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Manuel Stephens

Long Live the King!

Michael Jackson seguirá dando de qué hablar. Con su muerte se ha desatado un infierno, como declaró su amiga Liza Minnelli. Jackson siempre ha sido noticia y ahora hay más espacio para especular hasta que se aclaren las causas de su deceso. Triunfos y oscuridades son sometidos de nuevo –y tal vez por siempre– a revisión.

Desde que el portal de internet tmz dio la noticia de su muerte, arrancó una extensa cobertura y guerra mediática para informar los pormenores del acontecimiento, situación que permanece. Él fue un artista revolucionario de la música, el video, los conciertos y de la administración del espectáculo y será recordado como uno de los más grandes bailarines de la historia. Es indivisible de su danza.

A nivel de géneros, hay movimientos clave, por ejemplo, el clásico es identificado de inmediato por los brazos y pies en quinta posición. Jackson logró crear una identificación dancística sólo para sí mismo con la pierna que agita al frente, su famosa agarrada de güevos con movimientos de cadera –entre otros pasos–, pero, especialmente, con el moonwalk .

Se ha discutido si él lo inventó o si se lo apropio modificándolo. Incluso se dice que Jackson declaró en una ocasión (¿¡!?) haberlo visto en una película con un cómico mexicano, ¡nada menos que Resortes! Lo cierto es que la danza es un continuum que se construye históricamente. Se pueden ver videos en YouTube sobre el origen y la historia del moonwalk, al que antes se llamaba backslide (aunque algunos los diferencian puristamente aclarando que el primero se hace en círculos, mientras el otro en línea recta).

Jackson utilizó el paso por primera vez en 1983 y en su autobiografía del mismo nombre (1988) cuenta cómo aprendió lo que sería su sello principal: “Ensayaba el moonwalk desde hacía tiempo y, entonces, en la cocina, comprendí que, por fin, en [el aniversario 25 de Motown], lo haría en público. Por aquel entonces, el moonwalk ya estaba en la calle, pero yo lo acentué un poco. Había nacido como un paso de breakdance , un popping que los chicos negros habían creado bailando en las esquinas del gueto. Los negros son unos bailarines realmente innovadores. Pura y simplemente, ellos crean muchos de los nuevos bailes. Yo dije: esta es mi oportunidad de hacerlo. Y lo hice. Aquellos tres chicos me lo enseñaron; me dieron la base y después ensayé mucho a solas. Lo había ensayado con otros pasos. Lo único que sabía con seguridad era que en Billie Jean andaría hacia atrás y hacia delante al mismo tiempo, como quien camina por la luna.”

El moonwalk se volvería indispensable para Jackson. En el mediometraje Ghosts , dirigido por Stan Winston y escrito por el cantante en colaboración con Stephen King, cuando su bizarro personaje, Maestro, quien tiene poderes sobrenaturales, se despoja de su piel, músculos y órganos, como un efectivo gag autorreferencial su esqueleto lo baila. Este film en particular muestra el perfeccionismo del Jackson artista y sus obsesiones personales: lo gótico, la ambivalencia entre el bien y el mal, su “veneración por la inocencia infantil”, sus reservas con lo adulto y su animadversión con las figuras de autoridad. Ghosts bien puede leerse como un retrato de su identidad más íntima y comprometedora.

Jackson tenía una personalidad muy compleja y difícil de entender. En su danza subyace una violencia que está magistralmente resuelta y con la que logró un estilo. Es el “Rey del pop” porque creó una estética que es en verdad sólo suya. Jackson encarnó una/su utopía en que todas las categorizaciones salen sobrando: no era negro ni blanco, hombre ni mujer, loco ni cuerdo, heterosexual/homosexual o asexual, no era adulto ni niño –ni a la inversa.

Era un gran artista, eso sí.

Su nombre se inscribe junto a bailarines estadunidenses que hicieron época como Fred Astaire y Gene Kelly. Esta asociación monárquica, minimizada frente al escándalo de su muerte, la han hecho los fans quienes han editado escenas de películas y las han musicalizado con rolas e imágenes de Jackson. Hay dos editadas por alguien llamado Cat from Japan: Fred Astaire in Smooth Criminal (donde también aparecen Cyd Charisse y Leslie Caron, wow! ) y Michael Jackson+West Side Story (con la inigualable coreografía de Jerome Robbins); y otra, Michael Jackson y Gene Kelly-Singing in the Rain, con el clásico de Kelly. Las tres están muy bien realizadas y le hacen justicia. Jackson conquistó la inmortalidad yéndose, no sabemos cómo, a la Tierra de nunca jamás.

¡Viva el Rey!